- 29/11/2021

Conoce los productos financieros con los que puedes ahorrar en la jubilación

Fuente || Freepik

Una vez llega la jubilación, comienza una nueva etapa donde se deja atrás la etapa laboral. En este momento, ya no dependes de tu sueldo, sino de la pensión pública que te corresponda en función de los años cotizados y la edad en que decidas jubilarte.

Sin embargo, el sistema de pensiones en España se encuentra en un profundo desequilibrio, ya que existen un gran número de pensionistas debido al aumento de la esperanza de vida y un empleo de baja calidad.

Por este motivo, muchos trabajadores saben que la cuantía que percibirán en su jubilación será insuficiente, por lo que se decantan por la búsqueda de nuevas alternativas para complementar su pensión. Es aquí donde entran en juego diversos productos financieros que ayudarán a ahorrar para la futura jubilación.

Productos financieros para la jubilación

¿Cuáles son y qué ofrece cada uno de ellos? ¡Los comentamos!

Planes de pensiones

El primero de ellos es uno de los más conocidos: los planes de pensiones. Se trata de una estrategia financiera de ahorro a largo plazo cuyo objetivo es poder disponer de un determinado capital en el momento de la jubilación a través de una serie de aportaciones durante un tiempo establecido.

La principal ventaja de los planes de pensiones es que las aportaciones se desgravan de la Base Imponible General del IRPF. Además, las aportaciones que se realizan pueden ser periódicas o en los términos que el cliente decida.


De este modo, se caracteriza porque es personalizable y se adapta a cada tipo de usuario en función de sus necesidades. Para ello, puedes informarte sobre los planes de pensiones de Mapfre y conocer todas sus ventajas.

Planes individuales de ahorro sistemático

Este producto es similar a lo que ofrecen los planes de pensiones, pero presentan características diferentes. Podemos definir a los planes individuales de ahorro sistemático como un seguro de ahorro en el que las aportaciones de los usuarios son periódicas, normalmente mensuales. Por tanto, aunque el usuario puede decidir cuánto quiere aportar y en qué momento, es un producto menos flexible que los Planes de Pensiones.

La principal diferencia con los Planes de Pensiones es que las aportaciones no desgravan en el IRPF. Sin embargo, al vencimiento, estarán exentar de tributar si la prestación se cobra como Renta Vitalicia. Al tratarse de un seguro, el capital aportado queda asegurado en caso de que el titular fallezca. Sin embargo, su cuantía de inversión es mayor, con un máximo anual de 8.000€.

Fondos de inversión

Los fondos de inversión pueden plantearse como una alternativa a los planes de pensiones. Se denominan de este modo porque el fondo de inversión busca invertir en una cartera con diferentes activos asumiendo un riesgo financiero concreto.

Por tanto, podemos decir que es el usuario quien decide en qué fondo de inversión invertir y el tipo de riesgo que quiere asumir. La rentabilidad se obtiene según las ganancias que logren los activos de la cartera. Entre sus ventajas, destacan dos: siempre se puede contar con el dinero cuando se necesite y no tributan mientras no se cobren definitivamente los rendimientos.

Inversiones en acciones o bolsa

Cada vez es más común obtener rentabilidades invirtiendo en bolsa. Muchas personas temen perder su dinero, pero otras muchas deciden arriesgar su capital para hacerlo crecer a través de acciones en el mercado de valores. Eso sí, ten presente que cuanto menor sea el riesgo, menor será tu expectativa de rentabilidad.

En definitiva, existen diversas alternativas que te harán obtener un mayor ahorro a la hora de jubilarte. ¿Por cuál te decantarías?