Buscar empleo con tarjetas de visita

Para poder emprender el camino laboral de forma exitosa, es importante echar mano de herramientas de promoción para así contar con una auto-presentación eficaz. El primer paso, como ya sabrás, es diseñar un buen currículum en el que reflejes tu formación, experiencia (si ya has trabajado antes) y aptitudes. El siguiente paso puede ser apoyar esta introducción con el uso de tarjetas de visita como parte de tu material para darte a conocer.

Las tarjetas de visita son un producto gráfico que cuenta con gran demanda, ya que es una atractiva carta de presentación que no dejará a nadie indiferente y, como hemos dicho, se presenta como una opción especialmente eficaz para aquellas personas que están buscando empleo.

Afortunadamente, en el mercado existe un amplio catálogo a la hora de escoger las tarjetas de visita que mejor se ajusten a tus necesidades con precios muy económicos. Sea cual sea el modelo que elijas, es muy importante prestarle atención a los valores que quieres transmitir con ellas, ya que la elección de los materiales, así como su diseño, perfilarán la imagen que proyectas como empleado en potencia.

Por otro lado, es fundamental utilizar materiales de buena calidad, para así garantizar que las empresas y posibles clientes -si optas por el autoempleo– las puedan guardar y conservar sin problemas. El tamaño más habitual a la hora de imprimir tarjetas de visita son 8,5×5,5 cm, 9×5 cm y 8×5 cm. Se trata de modelos de pequeñas dimensiones para que quepan en una cartera o en un bolsillo. Sin embargo, existen empresas que dan la posibilidad de imprimir tarjetas en tamaños personalizados, haciendo que éstas se ajusten a la perfección a lo que estás buscando.

El material más demandado para la fabricación de tarjetas es el papel estucado mate de 350 gramos, ya que al tratarse de un tipo de papel grueso, transmite elegancia y seriedad. El papel estucado con brillo puede ser recomendable para aquellas tarjetas que cuenten en gran medida con imágenes, ya que hará que el receptor de la mismas les preste especial atención. Sin embargo, existen empresas en el mercado que ofrecen otro tipo de materiales que se pueden ajustar mejor a tus preferencias:

  • Papel offset: cuenta con una porosidad que proporciona un tacto único. Sobre este material es posible escribir con facilidad con lápices, bolígrafos… Este tipo de tarjetas son muy útiles en negocios en los que es necesario apuntar citas o eventos.
  • Papel lino: es un material más fino que el de las tarjetas estándar, ya que es de 300 gramos. Sin embargo, cuenta con una textura especial debido a los rodillos empleados en su fabricación.
  • Polipropileno translúcido: se trata de tarjetas impresas en plástico de 460 gramos.
  • Papel reciclado: es un papel obtenido gracias a un proceso de reutilización. El empleo de este tipo de material transmite a su vez el valor del ecologismo de la empresa, ya que apuesta firmemente por un compromiso con el respeto al medio ambiente.

Cuida el diseño de tu tarjeta de visita

Normalmente, la información que debe constar en la tarjeta es el nombre de la persona y/o la empresa, un número de teléfono de contacto, así como un correo electrónico. También es recomendable señalar la localización de la empresa, en caso de que se cuente con una oficina para atender al público. No se debe olvidar repasar concienzudamente los datos proporcionados antes de enviar a la imprenta las tarjetas de visita, ya que un pequeño error hará inviable todo el encargo.

A la hora de elegir el diseño, es importante tener presente la imagen corporativa de la empresa si eres emprendedor, y la tuya propia como empleado si te vas a postular como trabajador por cuenta ajena, y tratar de que la tarjeta de visita vaya en consonancia con ella. Para eso, escoge cuidadosamente los colores principales y comprueba que transmiten las ideas que deseas. También es importante prestarle atención a la tipografía y al tamaño de las letras. Valora qué información quieres destacar, ya que según como diseñes la tarjeta, tus posibles empleadores o clientes se centrarán más en unos datos que en otros.

Es también muy importante determinar qué imágenes van a aparecer en la tarjeta o si, por el contrario, prefieres que no aparezca ningún elemento ilustrativo.

Diseñar tus propias tarjetas de visita puede ser una labor profundamente creativa en la que poner en práctica tu originalidad. Sin embargo, si no dispones de tiempo suficiente para esta tarea, puedes acudir a profesionales del sector gráfico que te podrán ayudar con esta labor y asegurar que tengas la tarjeta que mejor se ajusta tu perfil laboral o negocio.

Como ves, el mundo de las tarjetas de visita ofrece un sinfín de posibilidades para aquellos que se encuentran en búsqueda activa de empleo, así como para los autónomos que quieren abrirse un hueco en el mercado. Si estás empezando y quieres que te contraten, no dudes en encargar tus propias tarjetas personalizadas.