-- publicidad --

La Formación Profesional para el Empleo, aunque supone una oportunidad ideal para personas desempleadas que deseen aprovechar su tiempo para mejorar su formación y, por lo tanto, sus oportunidades laborales, también es apta para personas que se encuentran trabajando. Y es que cualquier situación es buena para aportar valor al perfil profesional y conseguir así una mejor proyección laboral. ¿Quieres conocer los distintos tipos de Formación para el Empleo? Entonces no dudes en seguir leyendo.

Clases de Formación Profesional para el Empleo

GaudiLab || Shutterstock

Objetivos de la Formación Profesional para el Empleo

En concreto, la Formación Profesional para el Empleo busca fomentar y cumplir cuatro grandes objetivos, que son:

  • Mejorar las competencias profesionales de las personas que accedan a ella.
  • Aumentar las probabilidades de encontrar un nuevo empleo en el caso de las personas desempleadas, y de encontrar uno mejor o mantener el que ya tienen en el caso de los trabajadores en activo.
  • Proporcionar una acreditación oficial, válida para cualquier puesto de trabajo.
  • Reducir la brecha digital entre generaciones, si hablamos de los cursos de formación profesional relacionados con la informática y con Internet.

En cuanto a la organización y gestión de la Formación Profesional para el Empleo, estas corren a cargo de tres instituciones, que trabajan conjuntamente para que el resultado sea siempre el más adecuado a la demanda de trabajadores y empleadores. Hablamos del SEPE (Servicio Público de Empleo Estatal), de la Fundación Estatal para la Formación en el Empleo y de los organismos que ostentan esta responsabilidad en cada una de las diecisiete comunidad autónomas. Aunque en cada caso este organismo será diferente, lo más habitual es que se trate de la Consejería de Empleo (que puede también recibir un nombre diferente en cada comunidad).

Cómo ser más asertivo

Photographee.eu || Shutterstock

Clases de Formación Profesional para el Empleo




Respecto a los tipos de Formación Profesional para el Empleo, debes saber que existen cuatro bien distintos, cada uno de ellos con sus propias características y objetivos.

1. Formación desde la empresa

Son muchas las empresas (sobre todo medianas empresas y grandes corporaciones) que deciden ofrecer como beneficio laboral a sus empleados la formación dentro de la empresa. Pero hay que entender que no se trata de un regalo, aunque proporciona numerosas ventajas a los trabajadores, que verán optimizado su perfil profesional.

En cambio, es una herramienta que ofrece un beneficio mutuo, ya que para las empresas es una forma de fidelización y, además, con la formación que obtienen los trabajadores se aseguran un talento humano mucho más preparado.

2. Formación para empleados

En paralelo, también las administraciones públicas pueden ofrecer estos cursos de Formación Profesional para el Empleo de forma gratuita o bonificada, en este caso a personas que se encuentran actualmente trabajando.

Y es que estar en paro no es requisito indispensable para optar a este tipo de formación. Cualquiera puede hacerlo y para ello el Estado y las comunidades autónomas se encargan de gestionarlo, también para trabajadores.

3. Formación para desempleados

En este caso particular, la formación profesional especialmente dirigida a las personas desempleadas tiene un claro objetivo, que no es tan patente en las demás modalidades: formar específicamente a los parados en una determinada disciplina, demandada por las empresas, para que, al obtener dicha preparación, el alumno tenga más posibilidades de ser contratado.

Adicionalmente, hay que tener en cuenta que la mayoría de cursos para desempleados incluyen en su programa educativo la realización de prácticas laborales en empresas. Por lo tanto, en muchas ocasiones el alumno terminará trabajando de forma definitiva en la compañía en la que haya realizado dichas prácticas.

4. Otras iniciativas

La formación alternada con el empleo, la formación para funcionarios, para personas privadas de libertad, para militares... Las opciones son muchas, y tanto la duración de los cursos como los requisitos que deberán reunir los alumnos pueden variar en función del curso en cuestión y de la comunidad autónoma en la que te encuentres.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No