7 de Marzo de 2017

La mayoría de nosotros tenemos un familiar o un amigo cercano que se encuentra en situación de desempleo y muchas veces no sabemos muy bien cómo podemos animarlos. Aunque lleven poco tiempo en paro, el desempleo no se vive como una situación agradable y mucho menos durante el contexto actual, en el que el mercado laboral es cada vez más competitivo y exigente. Dudas, miedos, incertidumbres,… Son muchos los sentimientos que afloran en las personas desempleadas y es importante saber cómo ayudarlas sin ser demasiado intrusivos.

Para ayudar a un amigo o familiar desempleado lo importante es demostrarle que cuenta con tu apoyo y tu atención, es decir, que vas a tener tiempo para escucharlo siempre cuando lo necesite. No se trata exclusivamente de intentar ayudarlo a encontrar un puesto de trabajo, sino también de arrimar el hombro en el aspecto psicológico y emocional.

Cómo ayudar a una persona desempleada

Consejos para ayudar a un amigo o familiar que está en paro

Si quieres saber cómo puedes ayudar a un amigo o familiar que está en paro, a continuación descubrirás una serie de consejos útiles para afrontar esta situación y animar a esa persona desempleada tanto como puedas:

Trata el tema con naturalidad

En estos casos, lo mejor es hablar sobre el asunto con normalidad, ya que al fin y al cabo, es la misma persona de siempre. Dale tiempo a tu familiar o amigo para que hable abiertamente de sus sentimientos ante esta situación cuando lo necesite y para que perciba así tu intención de escucharle y ayudar. Es posible que no te pida ayuda directamente, por lo que es importante crear la confianza para que él o ella lo haga cuando quiera y exteriorice sus emociones. Déjale su espacio y ten paciencia.

Monkey Business Images || Shutterstock

No le culpes por los errores del pasado

Además de circunstancias externas, como la falta de oportunidades laborales en el país o la crisis económica, es posible que tu amigo o familiar no tenga trabajo por alguna causa concreta que tenga que ver con su carácter o personalidad, como por ejemplo, un Curriculum Vitae sin experiencia, la incapacidad para asumir más responsabilidad en su anterior empleo, etc. Es esencial no culpabilizar a la persona por estos aspectos y animarlo a que busque alternativas pese a su situación. Esto no quiere decir que no deba tomar conciencia de la responsabilidad de sus actos, sino que deberá empezar a tener controlar sobre la situación, mirar hacia adelante e ir en busca de nuevos retos y oportunidades.

No busques trabajo por él o ella

Eres un gran apoyo, sí, pero tampoco puedas solucionar los problemas de todo el mundo. No está en tus manos encontrar un trabajo por él o por ella, como tampoco formación. Lo que puedes hacer, en cambio, es intentar orientarle hacia otras perspectivas laborales, apoyarle en sus decisiones y ayudarle a descubrir sus fortalezas y habilidades personales que no pueden faltar en su CV y llamar la atención de los reclutadores.

Haz que se sienta útil, valioso

Un sentimiento que suelen tener las personas desempleadas es el hecho de no sentirse útiles. Aunque no tengan un trabajo por el cual levantarse cada mañana, es importante romper con esto e intentar involucrar a tu amigo o familiar en una actividad profesional que le mantenga activo y le proporcione la confianza en sí mismo que necesita en estos momentos. Con ello, pídele que te ayude a elaborar alguna tarea en concreto y que se le dé bien, como por ejemplo editar fotografías con Photoshop, redactar un artículo, tomar unas fotografías, maquetar un proyecto con un programa de diseño específico, etc. Anímale también a hacer ejercicio a diario y a participar en alguna tarea de voluntariado para que explore sus habilidades sociales y se involucre en alguna causa humanitaria.

Además de estas recomendaciones, existen otras muchas fórmulas para ayudar a un amigo o familiar que no tiene trabajo. Recurre a tu círculo de contactos para intentar encontrar una oportunidad que le devuelva la ilusión y anímale a acudir a eventos de networking en los que pueda conocer gente y ampliar su red de contactos profesionales. Lo importante es que se mantenga activo, motivado y no pierda la confianza en sí mismo.