11 de Julio de 2017

La entrevista de trabajo es un momento de alta tensión para el entrevistado, y las red flags juegan un papel crucial a la hora de mostrar una imagen profesional certera y adecuada para el puesto laboral. Es posible que lleves semanas preparando el discurso que quieres pronunciar ante el reclutador, y que luego a causa de los nervios y la angustia de sentirte evaluado, todo el esfuerzo se esfume por segundos. Tranquilo/a. El hecho de aprender a identificar las principales red flags en la entrevista de trabajo te ayudará a evitarlas.

Red flags en la entrevista de trabajo

baranq || Shutterstock

En ocasiones influye el tono de voz que utilizamos a la hora de presentarnos. Otras veces, la postura que adquirimos en la silla y que puede transmitir inseguridad o pérdida de control. ¿Pero qué ocurre con la comunicación verbal? En una entrevista de trabajo, ya no importa únicamente lo que decimos, sino cómo lo decimos y aquellas herramientas de comunicación que empleamos para transmitir una idea o un mensaje al profesional de recursos humanos. Ahí, en este punto, es donde las red flags en la entrevista se convierten en protagonistas.

baranq || Shutterstock

Antes que nada… ¿Qué son las red flags?

El término red flags significa en español: bandera roja. Se utiliza a modo de metáfora como un indicador o señal de alerta, para hacer referencia a todos aquellos gestos, signos o comportamientos que el profesional muestra al ser entrevistado, y que no dan buena impresión al reclutador.

Al final, ten en cuenta que cualquier equipo de recursos humanos se encuentra día a día con decenas de candidatos, lo que le permite establecer patrones de conducta que evidencian emociones negativas como la inseguridad profesional, el estrés laboral, el miedo o incluso en el peor de los casos, la mentira.

Es evidente que la mayoría de candidatos buscan mostrar su “mejor cara” ante la entrevista de trabajo. ¿Pero qué sucede cuando sin darnos cuenta hacemos saltar la alarma con una red flag? Muchos de los profesionales que acuden a un proceso de selección y no son contratados, pierden su oportunidad laboral a causa de las red flags. Así pues, ¿cuáles son las principales red flags en la entrevista de trabajo? Presta especial atención.

¿Qué red flags buscan los seleccionadores en los candidatos?

Durante la entrevista, cada detalle es muy importante y cuando el reclutador observa que hay algún detalle que no lo convence del todo sobre el entrevistado, seguirá investigando para asegurarse de la verdad. Ahora que sabes qué buscan las empresas en los candidatosde trabajador, veamos a continuación qué red flags buscan los reclutadores en los candidatos.

  • El candidato no está seguro de sus aspiraciones salariales. Este rasgo va asociado falta de seguridad profesional, autoestima y sinceridad. Cualquier reclutador observa cuando el candidato no tiene idea de sus aspiraciones económicas, e inmediatamente concluyen que están en presencia de un profesional junior y principiante. Aprender a negociar el salario en la entrevista de trabajo te será de gran ayuda.
  • El candidato no mantiene el contacto visual. Sucede cuando el entrevistado no puede mantener el contacto visual y constantemente mira hacia abajo. Tiene un significado negativo, ya que puede indicar problemas de liderazgo y determinación, o bien ocultación de información.

StockLite || Shutterstock

  • El candidato no recuerda los datos de su CV. Es inaceptable para un reclutador que el candidato no recuerde algún dato de su propio CV, como cuando empezó y concluyó alguna etapa laboral. Los nervios pueden ser un factor determinante en el olvido, pero también se valora la capacidad de control emocional en el entrevistado.
  • El candidato muestra desconocimiento sobre sus especialidades. Es muy común que algunas personas mientan en su CV. Algunos incluso dedican horas a preparar un discurso falso para evitar que se les desenmascare, pero a otros los nervios los traicionan y es ahí donde la señal de alerta se activa.
  • Vacíos cronológicos de empleo. Las lagunas en los puestos de trabajo, pueden implicar que los candidatos tienen dificultades para retener o mantener sus puestos de trabajo debido a una falta de productividad laboral o a problemas en su personalidad.