superar la primera entrevistaLa primera entrevista de trabajo es un momento clave en el proceso de selección, ya que es un paso muy importante para convencer al entrevistador de que eres la persona idónea para el puesto de trabajo, y averiguar si el empleo al que optas cumple con tus aspiraciones personales y profesionales. Esto es fundamental para conseguir tu primer empleo y adentrarte en el mundo laboral.

Si has conseguido llegar a la fase de la entrevista de trabajo, quiere decir que tu currículum ha destacado sobre el del resto de candidatos y, por lo tanto, ya tienes un pie en la empresa. Por eso, es importante no confiarse y no desaprovechar la oportunidad para demostrar tu talento y tu predisposición para conseguir tu primer empleo. Superar con éxito una entrevista de trabajo es posible: es esencial que te muestres relajado y que escuches con atención las preguntas que te formule el seleccionador para no cometer errores aburdos que puedan jugarte una mala pasada.

Claves para superar tu primera entrevista de trabajo

Si es tu primera entrevista de trabajo, es muy importante que aprendas a controlar tus nervios. Puedes practicar antes delante de un espejo o con un amigo o familiar para controlar tu lenguaje no verbal en la entrevista de trabajo y corregir tus errores cuando interactúes con el reclutador. A continuación, tienes algunas claves para superar con éxito la primera entrevista de trabajo:

  • Prepárate la entrevista con antelación, ya sea solo frente a un espejo, con algún amigo o familiar: esto te ayudará a ordenar tus ideas y contestar a las preguntas de la entrevista de trabajo con más seguridad.
  • Infórmate sobre la empresa: es muy importante conocer a qué se dedica, cuáles son los productos o servicios que ofrece y sus fortalezas frente a la competencia. Busca información en su página web, descubre cuál es su filosofía y el estilo de comunicación que proyecta.
  • Viste según lo requiera el ambiente de la empresa: si el puesto de trabajo es para una consultora o un banco deberás ir acorde, ya sea con un traje o vestido formal. En cambio, si la vacante es en una start-up o una empresa joven, tu atuendo puede ser más desenfadado, pero sin sobrepasar los límites de lo informal.
  • Lleva una pequeña libreta y un bolígrafo para anotar tus conclusiones, preguntas o impresiones que puedan surgirte durante la entrevista de trabajo. Es aconsejable llevar también 2 ó 3 copias de tu curriculum vitae, ya que puede que te encuentres con más de entrevistadores de los que pensabas.
  • Recuerda ser puntual el día de la entrevista: es el primer paso para demostrar que eres una persona responsable y profesional.
  • Controla el lenguaje no verbal: evita manipular objetos mientras interactúas con el reclutador, como bolígrafos, y míralo siempre a los ojos para demostrar tranquilidad y seguridad.
  • Destaca tus capacidades, tus ganas de aprender y trabajar, pero evita alardear o aparentar ante el entrevistador que ya lo sabes todo.
  • Explícate bien y responde con brevedad y coherencia: es importante que no interrumpas al entrevistador y que escuches con atención las preguntas que te formule. Esto te ayudará a contestar con mayor precisión.
  • Mantén una actitud optimista, positiva y receptiva: al finalizar la entrevista, formula preguntas al seleccionador para transmitir tu interés en el puesto de trabajo.
  • No mientas: si el reclutador descubre cualquier tipo de engaño o manipulación, perderás automáticamente cualquier oportunidad de conseguir el empleo. Limítate a resaltar tus cualidades y puntos fuertes.