evitar los nervios entrevista laboralEs casi inevitable ponerse nervioso antes de una entrevista de trabajo. Muchas personas sudan, tartamudean o toquetean un objeto para intentar relajarse mientras el reclutador realiza las preguntas pertinentes. En muchas ocasiones, los nervios en la entrevista de trabajo juegan una mala pasada y acaban por traicionarnos destruyendo nuestras oportunidades. Sin embargo, hemos de tener presente que si hemos conseguido llegar a la fase de la entrevista de trabajo es porque nuestro curriculum ha causado buena impresión a los responsables de selección de personal y ya tenemos un pie en la empresa.

Para evitar los nervios en la entrevista de trabajo es muy importante hablar claramente, sin tartamudear. Los nervios, en especial durante la primera entrevista de trabajo, pueden hacer que nuestras palabras salgan disparadas de nuestra boca, casi sin pensar realmente en lo que queremos decir. Trata de ser breve, no hables rápido y evita los detalles innecesarios. Además, el tono de voz debe ser pausado, claro y relajado cuando vayas a contestar las preguntas de la entrevista de trabajo. Si lo prefieres, puedes practicar antes con algún familiar o amigo para corregir tus errores.

Otro de los errores frecuentes en una entrevista de trabajo es manipular algún objeto mientras interactuamos con el reclutador. A veces, nos tocamos la cara, el pelo, un bolígrafo e, incluso, el curriculum, acciones que delatan una gran inseguridad. Por ello, una forma de controlar los nervios en la entrevista de trabajo, es ser consciente de ello y practicar posturas frente a un espejo o con amigos o familiares para aprender a ubicar nuestras manos y nuestro cuerpo frente al interlocutor. Así, conseguirás demostrar mayor seguridad y confianza durante la entrevista.

Asimismo, la tensión y los nervios pueden hacer que aparezcan los sudores. En estos casos, es aconsejable tener a mano un pañuelo o “klinex” para secar las manos disimuladamente, utilizar un desodorante que no transpire en la ropa o llevar una chaqueta que no refleje fácilmente el sudor. El truco para evitar los sudores en la entrevista de trabajo es intentar que no se perciban. Si te tiemblan las manos, prueba a cruzar los dedos y posarlas sobre tus piernas.

Finalmente, la mirada perdida es otro de los grandes errores que se cometen durante las entrevistas de trabajo. Te recomendamos que te grabes en vídeo para visualizar tus reacciones y corregir esos movimientos cuando interactúes con el seleccionador. Es importante que seas consciente de todos estos impulsos y practiques para intentar minimar su efecto. El lenguaje no verbal en una entrevista de trabajo puede resultar fundamental para la selección. Relájate, preséntate con una sonrisa y muéstrate seguro y positivo.