-- publicidad --

Sí; contar con una buena trayectoria profesional es imprescindible para triunfar en una entrevista de trabajo, pero también es importante tu imagen personal y lo que proyectas con ella. Teniendo en cuenta que tu imagen es tu mejor tarjeta de visita (o, al menos, lo primero que aprecia el reclutador en una entrevista), ¿por qué no cuidar hasta el más mínimo detalle? A continuación te explicamos una serie de recomendaciones para vestir adecuadamente en una entrevista de trabajo según el sector profesional al que pertenezca la empresa a la que postulas.

¿Cómo vestir en una entrevista de trabajo?

Consejos generales para vestir en una entrevista de trabajo

Antes de entrar en consejos más específicos y proporcionarte ejemplos concretos, vamos a analizar las normas básicas de vestimenta para una entrevista de trabajo; aquellas que tendremos que cumplir sí o sí, independientemente del sector laboral al que pertenezca la empresa que nos va a entrevistar:

Ante todo, comodidad

Es imprescindible sentirse cómodo/a con la indumentaria que escoges, y esto se consigue eligiendo una ropa que te siente bien (es decir, que no sea demasiado holgada ni demasiado estrecha) y, sobre todo, que te guste. Olvídate de ir a la última moda si no te sientes identificado/a con la indumentaria: ¡No debes ir disfrazado de algo que no eres!

Haz las pruebas de vestuario que necesites

Tómate tu tiempo para hacer los simulacros que sean necesarios hasta dar con el conjunto perfecto, pero siempre con unos cuantos días de antelación para evitar posibles imprevistos. Este es un ejercicio de preparación para tu entrevista, así que nuestro consejo es que nunca dejes la elección del vestuario para el último momento. ¡Podría llegar a ser contraproducente!

Si tienes una segunda entrevista con la misma empresa, cambia tu apariencia en la forma de vestir, cambiando el color de tu camisa, blusa o corbata. Esto muestra dinamismo, creatividad, personalidad e higiene.

Huye de sobrecargas innecesarias

Tanto tu ropa como los complementos que elijas (una corbata, un reloj, unos pendientes, un cinturón, un collar...) deben ser discretos y aportar un valor diferencial al conjunto. Si hay algún accesorio que llame excesivamente la atención corres el riesgo de que la persona que te entreviste se distraiga.

Apuesta por los colores neutros y los estampados sencillos

Tanto si la empresa cuenta con un código de vestimenta determinado (por ejemplo, usar traje de chaqueta o ropa muy formal) como si no, los colores neutros (azul, gris, marrón oscuro) y los estampados sencillos serán tus mejores aliados. Evita también las camisetas con frases o de propaganda, puesto que podrían desviar la atención del reclutador que te haga la entrevista.

El maquillaje y la barba... siempre con moderación

Si te apetece maquillarte el día de la entrevista, procura hacerlo con tonos naturales que no llamen demasiado la atención; por ejemplo, con tonos color tierra. Lo mismo sucede si decides pintarte las uñas para la ocasión; mejor usar un tono pastel que el color rojo o naranja, por ejemplo.

Por otra parte, aunque algunos profesionales siguen recomendando que te afeites antes de la entrevista de trabajo, lo cierto es que la barba se ha convertido en la seña de identidad de muchos profesionales. Así pues, no es necesario que te afeites por completo para la ocasión, pero procura llevar la barba bien recortada y cuidada para no dar una imagen de desaliño.




Medidas para acabar con la precariedad laboral

Flamingo Images || Shutterstock

Cómo ir vestido a una entrevista de trabajo según el puesto

No nos engañemos: independientemente de que seas hombre o mujer, el punto de partida a la hora de escoger tu ropa es el tipo de trabajo al que aspiras. Porque no; no es lo mismo presentarse a una entrevista para cubrir un puesto de trabajo como banquero que hacerlo para un estudio creativo de publicidad. Adaptarse a la cultura empresarial de la compañía (así como al sector profesional al que pertenece) será la clave.

Ropa para una entrevista de trabajo FORMAL

  • La corbata es la prenda más expresiva de la vestimenta formal de los hombres, y por eso es importante elegirla bien. Evita los modelos «graciosos», con dibujitos. Una corbata con rayas puede resultar elegante, aunque si eres joven puede parecer que llevas un uniforme escolar. Los modelos demasiado vistosos pueden desviar la atención, pero también existen corbatas de colores fuertes muy correctas. No es necesario elegir una corbata sosa. Llévate una de repuesto por si derramas comida o bebida en la que llevas puesta.
  • Abróchate siempre el botón del cuello de la camisa y haz el nudo de la corbata en su sitio pero sin apretar. Si el nudo se mueve demasiado, puedes utilizar un alfiler para sujetarlo. El largo adecuado al anudarla es el justo a la altura del cinturón. Nunca de manera que quede un hueco entre la corbata y el cinturón, y nunca por dentro del cinturón.
  • Si eres mujer puedes elegir un traje de chaqueta con falda o pantalón, de colores lisos y poco llamativos. Combina tu traje con alguna blusa de un solo color o de estampado discreto, y apuesta por los zapatos cerrados.
  • Aunque es probable que te quites el abrigo en recepción, es importante que entres en el lugar con una buena prenda sobre el traje por si se produce ahí la primera impresión que vayas a producir. Los anoraks, o cualquier otra prenda deportiva de ese estilo, no son la mejor opción. Evita los abrigos de piel y las prendas con borrego, ya que podrías acabar con tu bonita chaqueta oscura llena de pelusa.

Necesitarás este tipo de ropa si...

... optas a un puesto de trabajo en el mundo de las finanzas, en algún bufete de abogados, en los sectores de banca y seguros o en el de auditoría y consultoría, por poner algunos ejemplos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Ropa para una entrevista de trabajo INFORMAL

Aunque las opciones son mucho más variadas tanto para hombres como para mujeres, lo cierto es que sigue primando la misma norma: ropa sencilla y discreta. Por eso, aunque no sea necesario el clásico traje de chaqueta en las entrevistas de trabajo más informales, es conveniente que sigas apostando por los colores neutros y los estampados poco llamativos.

Por ejemplo, los pantalones vaqueros o de tela combinados con una camisa de manga larga o corta puede ser una opción de lo más acertada. Podremos completar este atuendo con alguna chaqueta o camisa más informal, unos zapatos cerrados o incluso unas zapatillas de deporte de corte clásico.

Necesitarás este tipo de ropa si...

... optas a un puesto de trabajo en alguna agencia de publicidad o comunicación, en algún estudio creativo o en algún trabajo relacionado con las artes escénicas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Si todavía tienes dudas sobre qué tipo de ropa es la más adecuada para el puesto de trabajo al que aspiras, siempre puedes fijarte en el estilo de otros trabajadores de la empresa (especialmente en aquellos que ocupan un puesto igual o similar al tuyo). Dado que casi todas las empresas cuentan con blogs corporativos y redes sociales profesionales, hacer este estudio previo no te resultará nada complicado.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No