- 4/02/2015

Aunque muchos candidatos apuestan por el currículum ciego para evitar posibles discriminaciones relacionadas con el físico, lo cierto es que la gran mayoría de los reclutadores sigue prefiriendo un currículum con foto. ¿Por qué? Porque aunque el contenido del currículum sigue siendo el factor más decisivo para evaluar la profesionalidad de un candidato, se puede captar mucha información adicional de la persona a través de su fotografía. Dicho esto, si has decidido incluir una foto en tu currículum, te aconsejamos que eches un vistazo a los consejos que te proponemos a continuación.

Ollyy || Shutterstock

¿Cómo debe ser la foto de mi currículum?

Dicen que el rostro es el reflejo del alma... ¡Y es totalmente cierto! Con una simple mirada podemos comunicar nuestro estado de ánimo y manifestar nuestro carácter. Y esto, en un mundo laboral donde la primera impresión es tan sumamente importante, debe ser extrapolado a la fotografía que escojamos para nuestro Curriculum Vitae.

La fotografía de tu currículum debe reflejar tus valores y tu actitud como profesional. Esto significa que tanto la expresión de tu rostro como la pose escogida deben transmitir cercanía y fortaleza, profesionalidad y seguridad en ti mismo/a.

¿Y cómo lo podremos conseguir?

Busca el encuadre perfecto

Ni un primerísimo primer plano ni una fotografía de cuerpo entero; lo ideal es apostar por un plano medio que empiece a la altura del pecho y concentre toda la atención de la fotografía en el rostro del candidato. Justo así:

Cookie Studio || Shutterstock

Elige un vestuario acorde con el puesto de trabajo al que aspiras

Si la clave está en diferenciarte del resto de candidatos, debes huir de los atuendos poco personales que podrían servir para cualquier tipo de trabajo. Aunque nuestro consejo es que apuestes siempre por colores lisosatuendos cómodos, procura escoger siempre la ropa que más se identifique con el puesto de trabajo deseado.




Por ejemplo, si buscas trabajo en el mundo del diseño o las redes sociales, tu vestuario podrá reflejar un punto creativo y original; no obstante, si lo que deseas es acceder a un bufete de abogados, la ropa que escojas deberá ser sobria y elegante.

Eso sí, independientemente del puesto de trabajo al que aspires deberás evitar aquellos logotipos o estampados vistosos que puedan desplazar la atención de tu persona.

Apuesta por un fondo sin estridencias

Puedes escoger el típico fondo neutro de las fotos de estudio, pero también un fondo en exterior que no reste protagonismo a tu expresión. Escojas el fondo que escojas, una cosa debe estar clara: tu rostro es lo más importante, lo que merece toda la atención de la fotografía. ¡Huye de fondos recargados o demasiado llamativos!

Prescinde de la luz artificial y obtén una iluminación suave y cálida con una sombrilla de fotografía o incluso empleando sábanas blancas. Por último, trata de no posicionar la luz directa en tu rostro; así evitarás sombras duras y molestas. Te proponemos algunos ejemplos de fotografías para el currículum que te pueden servir de inspiración:

Trata de transmitir tu personalidad y mostrarte natural

Para ello debes apostar por los retratos realizados de frente y adoptar una pose con la que te sientas cómodo y no forzado.

Así como las fotografías hechas desde arriba aportan menos fuerza, los retratos desde abajo reflejan poder... pero también una posición desafiante. Tómate tu tiempo en hacer una fotografía desde varios ángulos, ya que conseguir un perfil favorecedor no suele ser tarea sencilla.

¡Sonríe!

Son muchas las personas que se preguntan si es mejor salir sonriendo en la foto de su currículum o mostrarse completamente serio. Sin embargo, nosotros apostamos por lo primero: ¿Sabías que una foto de currículum sonriendo proyecta una imagen cercana y amable de tu persona? Dar una buena impresión es primordial a la hora de ser aceptado en un proceso de selección, por lo que sonreír de forma leve en tu foto del Curriculum Vitae será sinónimo de fuerza y carácter.

sanneberg || Shutterstock