31 de agosto de 2017

¿Alguna vez te han pedido que te describas a ti mismo en una entrevista de trabajo? Dependiendo de la empresa y del puesto de trabajo al que estés postulando, los encargados de la selección de personal podrían pedirte enumerar una serie de adjetivos que te definan a nivel profesional. Hace un tiempo se daba más importancia al curriculum vitae del candidato y a sus años de experiencia y formación en el sector en el que se demandaba el empleo. Sin embargo, hoy por hoy, cada vez más departamentos de Recursos Humanos priorizan los valores personales que el aspirante puede aportar a la empresa.

Qué responder en una entrevista laboral

Pressmaster || Shutterstock

Ejemplos de adjetivos positivos en la entrevista de trabajo

Además de incluir una lista de adjetivos positivos en tu curriculum, es posible que tengas que mencionar aquellos que mejor se relacionen con tu personalidad, tanto dentro como fuera del trabajo, en una entrevista de empleo. Pero, ¿qué tipo de adjetivos calificativos son los idóneos para deslumbrar en una entrevista de trabajo? Sigue leyendo para conocer las cualidades más valoradas por las empresas, que también son primordiales en la redacción de palabras clave en el currículum. ¿Empezamos?

Comprometido

Una de las primeras habilidades que los encargados de Recuros Humanos podrían valorar positivamente en la entrevista es tu nivel de compromiso con la empresa. No solo basta que expreses abiertamente tu entusiasmo por empezar a trabajar en la compañía, sino también tu interés por conocer mejor su filosofía, compartir su proyecto y trabajar en él cada día. Por ello,  al hacer un estudio previo de la empresa en la que quieres trabajar ganarás puntos.

Diplomático

Una persona diplomática se caracteriza por ser hábil y sagaz en el trato con otras personas. En este caso, reconocer ante los reclutadores que eres diplomático, te ayudará a demostrar que eres una persona abierta al diálogo, paciente y capaz de trabajar fácilmente con el resto de los compañeros.

Responsable

Al afirmar que eres una persona responsable, los seleccionadores rápidamente entenderán que tienes capacidad para entender tu trabajo y entregarte a él con madurez y resolución. Además, sabrán que eres capaz de realizar las tareas a tiempo, con el objetivo de optimizar tu rendimiento y productividad.

Reinvención en el trabajo

Optimista

Toda plantilla necesita contar con trabajadores risueños y optimistas. Si tú te defines como una persona enérgica y positiva, los reclutadores sabrán que tienen ante ellos a una persona decidida, ilusionada por los proyectos en los que participa e ideal para hacer frente a cualquier dificultad. Esta es una de las habilidades personales que no pueden faltar en tu CV -y que te harán ganar puntos en la entrevista laboral-.

Proactivo

Los encargados de la selección valorarán que tengas una actitud proactiva, es decir, que seas capaz de tomar la iniciativa en cualquier situación, emprender acciones y asumir la responsabilidad de que las circunstancias se desenvuelvan sin permitir que el entorno influya de manera negativa.

Sincero

¿Qué tipo de trabajador eres? Desde luego, una persona leal y transparente conseguirá muchos más puntos para superar la entrevista de trabajo que una que miente durante el proceso de selección. Reconocer que eres así de sincero te acercará más a ese puesto de trabajo que tanto deseas.

Flexible

Sea cual sea la situación (positiva o negativa) que se dé en la empresa, describirte como un trabajador flexible permitirá demostrar a los reclutadores que eres capaz de adaptarte a los cambios y las necesidades que puedan producirse en la empresa a nivel interno.

Paciente

En la mayoría de las empresas es necesario contar con trabajadores que sean capaces de trabajar bajo presión sin desconcentrarse y sin ponerse nerviosos. Los reclutadores valorarán muy positivamente a todos aquellos candidatos que se definan como personas tranquilas y pacientes.

¿Qué te ha parecido este listado de adjetivos calificativos para una entrevista de trabajo? Recuerda que antes de escoger un adjetivo u otro, es esencial que conozcas las competencias o cualidades que pide la empresa para valorar en qué medida tu personalidad se relaciona con el puesto al que optas. Por supuesto, es fundamental no mentir al respecto y conocer bien las habilidades y capacidades de uno mismo para conseguir el empleo.