- 30/05/2017

En ocasiones, cuando alguien es despedido, su mente se centra únicamente en cómo va a ser su situación a partir de ese momento y cómo hará para poder encontrar otro trabajo lo antes posible, para que su nivel de ingresos no se vea perjudicado demasiado tiempo. Aunque tengamos derecho a la prestación por desempleo, no debemos conformarnos solo con ello si tenemos alguna sospecha o si tenemos la certeza de que nuestro despido es un improcedente. En ese caso, luchar por una indemnización justa o incluso por la readmisión no es solo una opción, es nuestro derecho como trabajadores. En las siguientes líneas te daremos algunos ejemplos de lo que se considera un despido improcedente para que, si es tu caso, sepas identificarlo para actuar en consecuencia.

Qué hacer en caso de despido improcedente

George Rudy || Shutterstock

Ejemplos de despido improcedente

Cualquier despido se podrá calificar de improcedente si se dan una o varias de las siguientes circunstancias:

1. No se notifica el despido por escrito

Se trata de un requisito fundamental para que un despido pueda ser procedente. Si no se comunica por escrito al trabajador la decisión de despedirle, aunque sí que se le haya informado de manera verbal, se considerará un despido improcedente por defecto de forma.

2. No se explican las causas del despido

Un empresario no puede despedir de forma procedente a un trabajador porque sí, es necesario que se argumente una causa concreta, y esa causa debe encontrarse entre las que la ley prevé que pueden ser las razones para despedir a alguien de forma objetiva. Estas razones pueden ser las siguientes:

Ineptitud del trabajador

Es una causa para despedir de forma objetiva a un empleado, aunque demostrar este hecho es bastante complicado.

Falta de adaptación

Si se introducen innovaciones técnicas necesarias para el desarrollo de la actividad y el trabajador no logra aprenderlas, el empresario podrá convertir esto en una razón para el despido, siempre que hayan pasado más de dos meses desde su implementación.

Absentismo laboral

Por supuesto, si un trabajador falta de forma injustificada y habitual al puesto de trabajo, se convertirá en un motivo de despido. Se entiende por absentismo faltar más de dos días seguidos sin dar ninguna explicación. Este es uno de los despidos que no tiene indemnización pertinente.




Qué hacer si te despiden

Freedomz || Shutterstock

Desobediencia en el trabajo

Esta tiene que ser de carácter grave y afectar de manera importante al funcionamiento de la empresa.

Ofensas verbales o físicas

Si estas conductas que constituyen acoso laboral se dirigen al empresario, a un superior, a los compañeros o a los familiares de estos, se podrá despedir al empleado de forma procedente.

Transgresión de la buena fe contractual

Puede ser cualquier acto que se considere una traición o sea perjudicial para la empresa o para su imagen. Por ejemplo, revelar secretos o tratar mal a un cliente.

Disminución de la productividad

Aunque es muy difícil de demostrar, es posible despedir a un trabajador objetivamente si se justifica que su productividad se ha visto disminuida considerablemente y durante un tiempo determinado.

Embriaguez o toxicomanía frecuentes

Se trata de algo que puede repercutir muy gravemente en el desarrollo del trabajo, por lo que será motivo de despido.

Motivos económicos o relacionados con la producción

Esta es la razón a la que más empresarios se acogen para despedir a sus empleados, pues tan solo tienen que demostrar que despidiendo al trabajador se produce un ahorro necesario para la compañía.

Antonio Guillem || Shutterstock

3. Se explican las causas del despido... pero no se acreditan adecuadamente

Como te puedes imaginar, si un empresario se quiere acoger a alguna de las opciones anteriores, debe poder demostrarlas ante un tribunal.

4. No se indica la fecha en la que tendrá efecto el despido

Si no se le comunica al trabajador la fecha del despido, se podrá considerar improcedente.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No