- 17/07/2019

Has conseguido entrar en una empresa donde te gusta tu trabajo y estás cómodo con tus compañeros... pero tienes un contrato de prácticas en empresa, sólo para unos meses. Si después del periodo de formación quieres mantener tu puesto en la empresa, echa un vistazo a estos consejos para impresionar a tus jefes y conseguir un contrato de larga duración. Para conocer las claves que te ayudarán a incorporarte a la empresa después de las prácticas, hablamos con Cristina Martín, experta en selección de personal y responsable de Recursos Humanos con más de 20 años de experiencia.

Cómo conseguir un contrato indefinido en la empresa de prácticas

fizkes || Shutterstock

"Implícate en los proyectos. Durante tus prácticas debes mostrar una actitud de implicación, ganas de aprender, dedicación y, sobre todo, capacidad de mejora durante ese periodo"

Todos los conocimientos que has adquirido en clase están frescos y preparados para poner en acción. Puedes compartir lo que sabes ofreciendo nuevas ideas, y no tengas miedo de pedir más trabajo a tus jefes cuando no sepas qué hacer. No dudes en hacer preguntas y tomar notas, para dejar claro que tu interés es a largo plazo, y no sólo para salir del paso en los meses de prácticas.

Aunque hacer preguntas y pedir a tu superior nuevas tareas pueden darte puntos, también es importante que los jefes noten que puedes gestionar tú mismo tu trabajo, y sabes hacerlo sin interrumpir la rutina de los demás. A medida que ganes experiencia en tu puesto aprenderás a tomar las decisiones tú solo, y necesitarás menos supervisión.

"Evoluciona en tu aprendizaje. El empleador debe ver una evolución notable en ti para comprobar tu capacidad de adaptación y de aprendizaje; capacidades que te permitirán, una vez finalizadas tus prácticas, poder desempeñar un puesto con autonomía y responsabilidad"

Es bastante frecuente que, como nueva incorporación, te sientas perdido al principio. Tus supervisores lo entenderán perfectamente, y fijarán su atención en tu evolución. Si tus prácticas no coinciden exactamente con tu especialidad, o tienes dificultades trabajando en un proyecto concreto, marca como objetivo acabar las prácticas con más conocimientos sobre estas áreas que cuando empezaste.

"Desarrolla aptitudes que ya tienes o has ido consiguiendo durante las prácticas. Las prácticas son las mejor herramienta que tienen un empleador y un empleado para comprobar si la persona posee los conocimientos suficientes para hacer su trabajo de manera eficiente"

De nuevo, la clave está en mejorar como profesional tanto como puedas. Si posees cualidades personales que puedan ayudarte en tu trabajo, aprovéchalas al máximo y desarróllalas en la empresa. Recuerda que las prácticas son el entorno ideal para demostrar a los jefes que encajarías bien en un puesto en la empresa, y ellos están siguiendo de cerca tu evolución.

Cómo llevarte bien con los compañeros de trabajo


Otros consejos para conseguir un contrato indefinido tras tus prácticas de empresa

Después de los consejos que nos ha dado Cristina Martín, a continuación te proponemos cinco consejos más para causar una buena impresión durante tus prácticas laborales y conseguir quedarte en la compañía.

1. Presta atención a tu comunicación no verbal

Una imagen vale más que mil palabras. Para que tus jefes y tus compañeros noten que pones interés en tu trabajo cada día, procura cuidar tu imagen, manteniendo una buena higiene personal y poniendo atención a tu ropa. Asimismo, practica tu lenguaje corporal: ¡no te metas la mano en los bolsillos!

2. Relaciónate con tus compañeros

Si tu intención es quedarte en la empresa, no mires a tus compañeros como si estuvieras de paso. Aprovecha los descansos para socializar, y mantén una actitud amable y abierta para llegar a mejorar las relaciones laborales con tus compañeros . También es una buena idea unirte a las actividades que organicen después del trabajo, como cenas de empresa, fiestas u otros eventos.

Primer empleo

3. Pide responsabilidades extra

Existe una serie de derechos laborales de los becarios, que te protegen de posibles abusos en las prácticas de empresa. Por ejemplo, no se te puede exigir el mismo trabajo que a los empleados fijos, ni tampoco tareas que no estén relacionadas con tu formación o tu puesto (por ejemplo, tu jefe no puede pedirte que limpies el coche de la empresa si no entra dentro de tus competencias).

Sin embargo, puedes beneficiarte de alguna faena extra, cuando creas que puede ayudar en tu formación o para echar un cable a tus compañeros. Todo el trabajo extra que hagas será muy bien valorado.

4. Cumple los plazos de trabajo

La puntualidad es importante, también en los ritmos de trabajo. Sobre todo cuando trabajas en equipo, respeta al máximo los plazos de entrega y las fechas límite. Esto será de gran ayuda para tus compañeros, que también estarán ceñidos a sus propios tiempos, y les dará a entender que se puede confiar en ti.

5. Tú... a tu ritmo

Como becario, es prácticamente imposible que puedas seguir el ritmo de tus compañeros más veteranos. En tus primeros meses, céntrate en aprender tanto como puedas sobre los procesos y rutinas de trabajo, y perfeccionar tus habilidades. Tanto tus compañeros como tus superiores entenderán que es normal cometer errores o tardar un poco más en realizar tus tareas durante tu periodo como becario.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No