- 15/10/2020

Envías tu currículum por correo electrónico y, al no obtener respuesta alguna por parte de la empresa reclutadora, tu primer pensamiento es que has sido automáticamente descartado/a del proceso de selección y ni siquiera te han avisado. ¿Pero cómo te quedas si te digo que tu currículum podría haber acabado en la carpeta de spam del correo de la empresa y el responsable de Recursos Humanos no ha tenido la oportunidad de ver tu candidatura? Este supuesto, que desde luego puede ralentizar enormemente tu búsqueda de empleo, es más común de lo que crees. Hoy te explicamos lo que puedes hacer para evitar que tu currículum acabe en la carpeta de spam de la empresa en la que quieres trabajar.

Antonio Guillem || Shutterstock

¿Qué hacer para que tu currículum NO caiga en la carpeta de correo no deseado?

Lo primero que debes saber sobre la función de la carpeta de spam es que ésta suele contener los correos que se envían de manera masiva a muchos usuarios sin que éstos los hayan solicitado. Esto debería darte una idea aproximada de lo que podrías estar haciendo mal a la hora de enviar tu currículum por email: mandar correos de manera indiscriminada a todas y cada una de las empresas reclutadoras.

No reenvíes el mismo email a diferentes direcciones de correo electrónico

A esto nos referimos con enviar tu currículum de manera indiscriminada: esta estrategia no solo NO es recomendable para diferenciarte del resto de candidatos (para ello siempre te aconsejaremos hacer un estudio previo de las empresas en las que quieres trabajar y enviar correos personalizados a cada una de ellas) sino que además podría activar las alarmas de los filtros anti-spam del correo electrónico.

Sabemos que, cuando urge encontrar un nuevo empleo que pague nuestras facturas, cualquier urgencia es poca para enviar el CV. Sin embargo, merece la pena adaptar nuestro currículum y nuestro email a cada oferta de trabajo para evitar la temida carpeta de spam.

No adjuntes muchos archivos en el mismo correo electrónico




Cuando una empresa reclutadora solicita otros documentos aparte del currículum o la carta de presentación (como por ejemplo el portfolio, muestras de trabajo, certificados de empadronamiento, etc.) lo lógico es que habilite una sección específica en su Career Site que permita subir varios documentos a la vez. ¿Por qué? Porque al enviar todos estos archivos en un único correo electrónico los filtros programados para detectar spam podrían considerar esta acción como algo sospechoso.

Así pues, si envías tu currículum por mail (ya sea respondiendo a una oferta de trabajo o como candidatura espontánea) adjunta tu CV y, como mucho, tu carta de presentación. Si el reclutador necesita más documentos para evaluar tu candidatura te lo hará saber.

fizkes || Shutterstock

Presta especial atención al ASUNTO de tu correo electrónico

El asunto del mail suele ser el gran olvidado a la hora de enviar un correo electrónico. Somos capaces de escribir un correo maravilloso y adjuntar el mejor de los currículums, pero cuando llega el momento de rellenar el asunto nos quedamos en blanco y optamos por dejarlo vacío. "La información que necesita el reclutador ya está dentro del correo electrónico, no pasa nada si dejo el asunto en blanco", habrás pensado alguna vez. ¡ERROR!. Te sorprenderá saber que en el asunto está la clave principal para que tu CV no acabe en la carpeta de spam. Así pues...

No dejes en blanco el asunto de tu correo

Si en la oferta de trabajo no hay instrucciones expresas para rellenarlo (muchas veces te piden que escribas un asunto determinado para tenerte en cuenta, especialmente cuando están inmersos en varios procesos de selección para diferentes puestos de trabajo) apuesta por la siguiente fórmula: Currículum de (Tu nombre y apellidos) para el puesto de (Nombre del puesto de trabajo al que aspires). Tu asunto quedaría así: "Currículum Marina Cano - Puesto de Content Manager".

No escribas el asunto de tu mail en MAYÚSCULAS

Por supuesto que puedes escribir "CV" y debes escribir la primera letra del asunto en mayúscula (las reglas ortográficas están para cumplirlas) pero nunca escribas todo el asunto en mayúsculas. Es posible que se activen los filtros anti-spam si detectan un uso indiscriminado e ilógico de las mayúsculas.

No incluyas signos de exclamación o interrogación en el asunto

Además de poco profesional -limítate a indicar tu nombre, apellidos y el puesto de trabajo que te interesa- esta acción podría activar los filtros de spam del correo de la empresa.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No