- 29/04/2022

Hay una vacante disponible en tu empresa y crees que haces un favor a ese amigo/a que necesita urgentemente un trabajo por sus circunstancias. ¿Piensas que haces bien ofreciéndole el contacto a Recursos Humanos para que pueda optar al puesto? ¿Es factible o se corre algún riesgo? Estas cuestiones y muchas otras vamos a resolverlas en este artículo, donde veremos cómo podemos recomendar a alguien conocido para una vacante en la empresa en la que trabajamos.

Recomendar a un conocido para un puesto de trabajo

¿Por qué SÍ recomendar a un conocido en la vacante de trabajo de tu empresa? ¿Y por qué NO?

La razón principal por la que SÍ te recomendamos ayudar a tu amigo o conocido a conseguir el puesto de trabajo en tu empresa es bastante obvio: ayudas a que esa persona consiga un empleo y así obtener el sueldo que posiblemente andaba buscando. Sería una decisión acertada, pero que conlleva riesgos como que tendréis que saber diferenciar vuestra relación laboral de la personal, aunque eso es otro tema aparte. También existen otras razones por las que recomendar a tu amigo para un puesto de trabajo: ganas confianza con esa persona, ayudas a mejorar su estado de ánimo o haces que la empresa confíe en ti en recomendarle personas con un gran potencial.

Sin embargo, si la persona no llega a ser contratada, puede que la empresa pierda confianza en tus recomendaciones y no tenga en cuenta próximos currículums que intentes ayudar. Por otro lado, si la persona no presenta buenos modales en el trabajo, podría llegar a ser perjudicial para ti, ya que no crea un ambiente laboral. No es algo grave ni nos jugamos nuestro puesto de trabajo, aunque sí la puesta en valor de la confianza en la empresa a la hora de recomendarle potenciales empleados.

¿Y cómo sé si este conocido es el mejor para el puesto?

Antes de meter a nadie en nuestra empresa, de pasar currículums o de indicar que conocemos a alguien que pude encajar, debemos hacer un previo análisis para conocer las habilidades y defectos de la persona que va a entrar a trabajar. Esto lo hacemos nosotros mismos para ahorrar tiempo a la empresa y así que la recomendación sea un éxito.

Lo que debes tomar en cuenta es:

  • Saber si tu amigo encaja con la filosofía de la empresa. Cada empresa tiene unos valores, forma de trabajar y una personalidad propia que la diferencia de otras. ¿Es tu amigo de esa manera? ¿Crees que encajaría trabajando ahí?
  • Lo que sabe hacer. Es decir, aquellas herramientas que sabe manejar, si da la talla con el puesto y si tiene actitud para ello. Pídele que te pase el CV antes y le echas un vistazo si no sabes muy bien en qué ha trabajado.


  • Sus ganas de trabajar y aportar. Esto no lo suelen decir explícitamente la empresa, sino que lo recomendamos nosotros. Por muchas ganas que tenga de conseguir un puesto de trabajo una persona, si esta no se esfuerza, difícilmente será contratada.

Consejos para recomendar a un conocido para una vacante en tu empresa

A continuación, te damos una serie de consejos a la hora de recomendar a un conocido para un puesto de trabajo en la empresa en la que trabajas.

1. Encuentra la oferta a la que quiere aplicar tu amigo

Y si no existe, no te la inventes. Es decir, espera a que tu empresa comente de forma interna o explícita que está buscando alguien para poder así ofrecérsela a tu amigo o conocido. Si crees que en algún departamento hace falta una mano, coméntalo, pero no insistas porque no es agradable.

2. Consulta al conocido que vas a ayudarle

Esto quiere decir que si vas a ayudar a alguien para conseguirle un trabajo lo hagas con su consentimiento. A nadie le gusta que le consigan un trabajo si este no le gusta; lo que harás es que esa persona se presente a una oferta que no le convence del todo y al final sea una pérdida de tiempo.

3. Sé totalmente sincero/a sobre quién es

No ocultes que es alguien conocido de un trabajo en el que estuviste o que es amigo de un amigo. Di la verdad porque estas cosas se van a conocer rápidamente y ya sabemos que los enchufismos no son siempre bien vistos.

De hecho, te recomendamos que hables con tus compañeros y compañeras de trabajo para que sepan que estás intentando que alguien conocido o amigo pueda tener una oportunidad en la empresa. Si de repente esa persona entra sin más preámbulos, posiblemente se generen dudas sobre su procedencia.

4. No fuerces nada

Si no le gusta a la empresa, no le gusta. Esto significa que no te tienes por qué meter en los procesos de selección ni incidir en lo que tu jefe o el personal de Recursos Humanos opine o haga. Respeta lo que digan y busca otra oportunidad a tu amigo o conocido cuando puedas, ya sea en esa misma empresa o en otra.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No