- 6/05/2022

Ser líder de tu equipo o jefe no es del todo una tarea fácil. El liderazgo tiene como objetivo controlar qué tipo de tareas hace un miembro del equipo frente a otro. Por esa razón, muchos temen la hora en la que deben de repartir las tareas del equipo: no saben cómo hacerlo, a quién y basándose en qué criterios. Si tienes dudas de cómo repartir las tareas de un trabajo entre tus compañeros, continúa leyendo el siguiente artículo que hemos preparado para ti.

Liderar equipos

Consejos para repartir las tareas entre tus compañeros

Si tienes que repartir las tareas al equipo de trabajo, vamos a darte una serie de consejos para que puedas hacerlo de la forma más justa posible. ¡Toma nota!

1. Identifica las tareas que hay que realizar

Antes de hacer nada, tendrás que identificar las tareas que se deben realizar en los puestos que ocupáis tú y tus compañeros. Para ello podrás hacer un listado de tareas y repasar lo que se hace día a día durante la semana, además de algunas tareas mensuales imprescindibles.

También es de utilidad que anotes aquellos pasos que se deben seguir para que las tareas se cumplan de manera correcta. Es decir, hacer un checklist con to-dos para que las tareas se cumplimenten de manera efectiva.

2. Reparte las tareas de forma equitativa

Una vez sabes qué es lo que se debe realizar, reparte entre todos los miembros del equipo las tareas de forma equitativa. De forma equitativa no significa que repartas a todos el mismo número de tareas, sino que cada uno haga aquellas cosas que mejor se le da hacer.

Por ejemplo, si en tu equipo tienes a alguien que se le da mejor las tareas de análisis que las de ejecución, posiblemente sea esta persona la ideal para desempeñar dichas tareas relacionadas.

3. Proceso de toma de decisiones




El reparto de tareas del equipo deberá ir contemplado en un plan o proceso de toma de decisiones que deberá ser adecuado según la empresa en la que trabaje. Habrá algunas empresas en las que este proceso sea más complejo o se exigen diferentes cosas a otras.

El proceso de toma de decisiones no solo pasa por las tareas que se deben realizar, sino que también se debe conocer la forma en la que se van a tramitar o accionar las decisiones que se establezcan.

4. Piensa en las habilidades y capacidades de los demás

Cuando estás repartiendo las tareas que el equipo debes asumir, como ya hemos comentado, piensa en las mejores habilidades y capacidades de una persona. De esta forma, podrás asignarle lo que mejor sabe hacer y de esta forma avanzaréis en tiempo y en recursos.

Recuerda preguntar si están a gusto con lo que realiza, y trata de ajustar lo que hace una persona con lo que hace otra para que no se aburran o hagan siempre lo mismo. Una alternativa es que trabajen de forma conjunta de vez en cuando para que vayan aprendiendo nuevas tareas y, de esta forma, aprendan nuevas habilidades.

5. Vigila y controla lo que se hace

Es decir, para comprobar que las tareas se realizan de la forma correcta deberás construir un sistema de cumplimentación de tareas. Puedes marcar objetivos diarios, semanales y/o mensuales con tal de que tus compañeros se sientan motivados. Si a esto le sumas beneficios económicos o regalos (un almuerzo), mucho mejor. No obstante, eso último tampoco es obligatorio.

Para crear el sistema de cumplimentación puedes valerte de herramientas digitales que te permitan controlar las tareas y la asignación a tu equipo, así como metodologías para completar tareas. Recuerda que esta será una de las formas de saber que todo se hace de la forma correcta, aunque hay más: preguntar a tus empleados si se sienten a gusto, contar con su opinión y valorar lo que hacen otras empresas.

Tampoco te vuelvas en el típico jefe o líder pesado que se preocupa de que todo se cumpla 100%. Es difícil tener todo al día y que se cumplan todas las tareas que se asignen.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No