- 26/04/2022

¿Trabajas en una oficina o en un lugar de trabajo donde tu jefe o jefa no se encuentra la mayoría de las veces? ¿Es esto bueno? ¿Es malo? ¿Qué debes hacer ante determinadas situaciones? Puesto que estas dudas son las más comunes entre las personas que no tienen un jefe en su lugar de trabajo, estamos aquí para ayudarte como deberías responder ante determinadas situaciones. Sigue leyendo el siguiente artículo para encontrar toda la información relacionada al respecto.

Trabajar con un jefe fuera de la oficina

Consejos para lidiar con el trabajo cuando tu jefe no trabaja contigo

Los consejos que te damos a continuación te ayudarán a no sentirte tan perdido/a ante una oficina que opera sin un jefe/a in situ.

1. Ten claro las actividades y tareas que debes realizar

Tu jefe o jefa no hace falta que esté en su lugar de trabajo si todo lo que tienes que hacer en tu día a día lo tienes claro. Es decir, que las tareas que os hayáis marcado son claras y conoces los pasos a seguir para la consecución de objetivos.

Las tareas pueden venir marcados o bien por tu jefe o bien por ti mismo/a. Te recomendamos echar un vistazo a diferentes métodos para establecerte tus tareas diarias, así como alguna forma de controlar que se cumple todo lo que haces y que así tu jefe o jefa vea en ti una persona en la que confiar.

2. Contacta con tu jefe cuando necesites ayuda

Si eres nuevo en el trabajo o bien tienes dudas con respecto a algo, no dudes en solicitar ayuda cuando más lo necesites. Que no te dé miedo, no todo el mundo es perfecto y sabemos que hay momentos en los que necesitamos ayuda para hacer algo.

Si hay problemas que no somos capaces de resolver nosotros mismos, podemos solicitar ayuda adicional. No obstante, si nuestro jefe o líder no se encuentra disponible la mayoría de veces, posiblemente tengamos que asumir mayores responsabilidades para resolver estos problemas. Se trata de un gran reto para algunas personas y un alivio o independencia para otras. Es cuestión de acostumbrarse poco a poco.


3. Encuentra momentos para tener reuniones

Intenta quedar con tu jefe o jefa de forma presencial para así conocerle y saber cómo es. No hace falta que sea muy a menudo si las localizaciones son grandes porque vivís en diferentes ciudades, aunque ayudaría mucho que si vivís en la misma ciudad, quedéis en la oficina cada semana para contar qué se ha hecho y qué se espera en los próximos días.

Si esto es imposible porque no se vive cerca, las reuniones por videollamada son la mejor alternativa. Existen aplicaciones como Skype, Zoom o Google Mets para poder quedar con nuestro jefe y verle la cara, aunque sea de forma telemática.

4. Organiza algún encuentro para conoceros

Si las oficinas quedan lejos, lo aconsejable es que al menos os conozcáis formalmente o de manera informal en algún lugar céntrico para ambos. Es decir, que si tu jefe está en Madrid, posiblemente puedas ir a visitarlo una vez al mes para así hablar mientras tenéis un almuerzo sobre lo que ha ido el mes o cosas a comentar en persona.

5. Sé sincero/a en todo momento

Si no te sientes a gusto con la situación, crees que ves poco a tu jefe o necesitas que te asigne las tareas esa persona, coméntalo.

No obstante, te adelantamos que normalmente cuando un jefe o jefa no se encuentra en la oficina es porque debes asumir cierta responsabilidad e independencia para tomar las decisiones. Esto es lo que te podría diferenciar de trabajos en los que sí tienes a alguien más encima de ti.

6. Realiza un plan de acción en tu lugar de trabajo

Por último, asume que tu jefe no va a designarte lo que debes de hacer y por ello vas a tener que crear un plan de accionestareas para que tengas controlado lo que vas a realizar. Eres tú quien decide cómo hacerlo, cuándo y con los objetivos que la empresa quiere.

De esta forma tendrás controlado lo que debes hacer y ajustarlo a tu tiempo de trabajo.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No