6 de junio de 2018

Una crítica mal encajada puede hundir a quien la reciba. O, en cambio, si se sabe asimilar y aprovechar, puede ser la clave para crecer, tanto personal como profesionalmente. Si la crítica es constructiva, habrá que intentar tener la habilidad de saber interpretarla para darle la vuelta y convertirla en una oportunidad de mejora. ¿Pero qué podemos hacer para aceptar las críticas constructivas en el trabajo? ¿Cómo éstas pueden influir en nuestro desarrollo profesional? Presta especial atención.

Cómo hacer críticas constructivas

dotshock || Shutterstock

¿Cómo aceptar las críticas en el trabajo?

Sin duda, hay personas a las que, por su propio carácter, les afectan poco los comentarios negativos que puedan recibir a lo largo de su jornada laboral. En cambio, hay otras a las que esas críticas son capaces de deprimir y minar, de forma que incluso su rendimiento puede verse afectado. Ni una opción ni la otra es buena: lo mejor es escuchar las críticas, desechar las destructivas y hacer de las constructivas una lista de posibles mejoras. ¿Pero cómo conseguirlo?

1. Escucha atentamente

No te precipites y deja que la otra persona termine su exposición. Cada detalle que pueda darte te puede resultar útil.

2. Pregunta todo lo que necesites

Si consideras que faltan datos importantes en los comentarios que has recibido, no dudes en preguntar por ellos.

3. Separa lo profesional de lo personal

Nunca cometas el error de tomarte una crítica constructiva que recibes en el trabajo como algo personal. Separa ambos ámbitos y, sobre todo, no guardes ningún tipo de rencor. ¡No te conviertas en una persona tóxica en tu trabajo! No merece la pena.

¿Qué es el BAE?

Basyn || Shutterstock

4. Agradece la sugerencia

Dar las gracias por la sugerencia o crítica es fundamental, pues hará que proyectes una imagen muy positiva. Eso sí, hazlo con naturalidad. Si la otra persona percibe que no estás siendo sincero, el efecto será el contrario.

5. Extrae conclusiones

De todo lo que hayas escuchado, procura extraer las conclusiones más importantes. Es decir, aquellos puntos que de verdad pueden ayudarte a mejorar en tu día a día laboral.

6. Pide ayuda

Puedes pedir opinión a otras personas implicadas o incluso solicitar a la persona que realizó la crítica que te aporte las soluciones que considere mejores. Este punto es clave para mejorar las relaciones con tus compañeros de trabajo, así como para crecer profesionalmente.

7. Busca una solución

Posteriormente, cuando tengas todas las claves, procede a solucionar el problema principal. Al hacerlo, no solo contribuirás al beneficio común en el trabajo, sino que aprenderás cosas que te harán mejorar dentro de tu empresa y como persona.

Incluso aunque hagas todo lo anterior, puedes adaptar la sugerencia a tu situación: si consideras que la crítica tiene sentido, pero no en su totalidad, puedes adaptarla.

8. Solicita feedback, preferiblemente a la persona que realizó la crítica

Para asegurar el éxito, pregunta si el problema se ha resuelto, o si han cambiado las cosas que debían cambiar.

Por supuesto, todo lo expuesto anteriormente tendrá sentido si la crítica es constructiva y se realiza con el ánimo de ayudarte a mejorar o para mejorar el trabajo en equipo. Si quien la hace solo pretende hacernos daño, lo mejor será ignorarlo.

ESB Professional || Shutterstock

Recomendación para aceptar las críticas en el entorno laboral

Por último, lo más relevante a la hora de aceptar de la mejor forma posible las críticas en el trabajo es controlar nuestra propia reacción física en el momento de recibir los comentarios. Esto es tan importante porque marcará las futuras conversaciones con nuestro interlocutor e influirá en la forma en que los demás nos dan feedback sobre nuestro trabajo. Hay que recordar que todas las opiniones pueden ayudarte a ser un mejor profesional.

Por lo tanto, la reacción inicial debe ser calmada. Evita fruncir el ceño, darle la espalda a quien te habla o ignorarle. Nada de esto será útil, al contrario que mirar directamente a los ojos y asentir, dos reacciones que enviarán el mensaje de que eres una persona abierta y con la que se puede hablar.