4 de octubre de 2018

Saber cuándo tu currículum está listo para ser enviado a las empresas en las que quieres trabajar no es una cuestión sencilla. Es mucho lo que debemos revisar antes de enviar nuestro currículum, y parece que siempre hay algo que mejorar. Crees que ya está perfecto, pero entonces lo vuelves a leer de nuevo y encuentras mejoras que introducir. Para que esto no te ocurra y no se eternice el proceso de revisión del currículum, aquí tienes una buena checklist para evaluar tu Curriculum Vitae y que no se quede nada en el tintero.

Checklist para currículum

Silatip || Shutterstock

Lista de cotejo para evaluar un Curriculum Vitae

Para evaluar tu currículum de manera eficiente, bastará con que revises la lista, analices uno a uno sus puntos y compruebes que estos están presentes en tu currículum. De lo contrario, añade o corrige lo que debas adaptar, y ya estará listo para ser entregado o enviado. ¡Vamos a ello!

1. La extensión del currículum

Habitualmente se recomienda no sobrepasar la página de extensión en tu currículum, pues de lo contrario resultaría excesivo para quien lo deba leer. Sin embargo, en ocasiones (sobre todo en los casos en los que se acumulan muchos años de experiencia), se hace muy complicado incluir todos los trabajos realizados en un solo folio. Por ello, lo que también suele aceptarse es ocupar una página por cada diez años de experiencia profesional.

2. El tipo de letra

¿Cuál es el tipo de letra más correcto para tu currículum? Lo prudente es utilizar un tamaño entre los 10 y los 12 puntos, una letra en color negro y una tipografía que resulte fácil de leer. Por eso, salvo en los títulos, no es aconsejable innovar con tipografías creativas, sino recurrir a las tradicionales, como Calibri, Arial, Cambria o Times News Roman. Ten en cuenta además que los reclutadores deben leer muchos currículums cada día.

Cómo planificar tu horario de búsqueda de empleo

LOFTFLOW || Shutterstock

3. Los datos de contacto

No olvides incluir todos tus datos de contacto, o al menos los más importantes, como el teléfono móvil y el correo electrónico.

4. Perfil introductorio o carta de presentación

Es fundamental que expliques con tus propias palabras quién eres, qué quieres conseguir y en qué destacas. Para ello, destina un espacio de tu currículum para resumir tu trayectoria profesional en una única línea, o bien adjunta una carta de presentación junto al documento.

5. Fechas coherentes

Un error muy frecuente es confundir o mezclar las fechas de los diferentes trabajos realizados. Esto genera desconfianza en los reclutadores, por lo que debes asegurarte de que todo encaja en este sentido.

Cómo solicitar el certificado de búsqueda activa de empleo

Dmitry A || Shutterstock

6. Descripción de los logros o funciones

Más que las empresas en las que has trabajado, lo que interesa a los seleccionadores de personal es saber qué funciones has desarrollado o qué logros has alcanzado. Comprueba que esta información queda clara en tu currículum.

7. Redacción

Revisa tu redacción, prestando especial atención a la ortografía y a la gramática. Los errores en el currículum proyectan una muy mala imagen de tu persona.

8. Coherencia general y con tus redes sociales

Revisa por encima que todo en tu currículum encaje, que no haya nada que pueda chirriar y, también, que la información que contiene es la misma que aparece en tus redes sociales, por ejemplo en tu currículum de LinkedIn. Es muy probable que las empresas comprueben tu presencia en Internet.

9. Diseño y estructura

Por último, comprueba que el diseño que has escogido no es demasiado sobrecargado, que encaja con tu perfil profesional y que la estructura es la adecuada.

Hasta aquí la lista o checklist, pero quedan dos cuestiones que tampoco debes olvidar. Por un lado, nunca debes mentir en tu currículum. Y, por otro lado, es más que aconsejable que lo adaptes a cada oferta de trabajo a la que quieras presentar tu candidatura. Así, tu currículum será mucho más eficaz y hará que recibas esa llamada que tanto esperas.