10 de octubre de 2018

Por todos es sabido que existen diferentes perfiles profesionales que tienen más dificultades para acceder al mercado de trabajo y conseguir empleo, si se comparan con otros. Más allá de las oportunidades y salidas laborales que tienen unas profesiones y otras, que dependen exclusivamente de las necesidades del mercado, hablamos de las dificultades que tienen determinados grupos sociales para conseguir ser contratados, aunque el mercado necesite profesionales como ellos. ¿Pero sabías que existen determinados perfiles profesionales por los que una empresa puede recibir subvención? No solo existen, sino que te los explicamos a continuación.

Ayudas a la contratación

Andrey_Popov || Shutterstock

¿Cuáles son las principales bonificaciones y subvenciones a la contratación?

Este hecho es tan evidente, que se han puesto en marcha una serie de bonificaciones o reducciones para las empresas que sí den el paso de contratar a personas que pertenezcan a estos grupos sociales. Se trata de incentivos que buscan conseguir un mayor índice de igualdad en la contratación de profesionales.

A continuación, te mostramos cuáles son los perfiles profesionales por los que las empresas pueden recibir este tipo de beneficios fiscales:

1. Ayudas para contratar personas en riesgo de exclusión social

Posiblemente hablamos del grupo que más ayuda necesita, pues está compuesto por personas que, sin acceder de forma rápida a un trabajo, es posible que se encuentren en situación de riesgo, tanto de exclusión social como de pobreza. Para evitar que lleguen a esta situación tan negativa, se bonifica a las empresas que decidan contratar a personas en riesgo de exclusión social.

Las empresas, si optan por contratar a este tipo de trabajadores, recibirán una bonificación anual de 600 euros, durante un periodo de cuatro años.

Stock-Asso || Shutterstock

3. Subvenciones e incentivos económicos por la contratación de personas con discapacidad

También las personas que sufren algún tipo de discapacidad tienen muy difícil acabar siendo contratados, porque existen muchos prejuicios y miedos alrededor de este tema. Pero, sin embargo, y siempre en función de la discapacidad, una persona que la sufra puede desempeñar de igual forma muchas de las tareas que demandan las empresas.

Por eso, las bonificaciones en este sentido son tan útiles. En este caso, es necesario que la contratación se produzca de forma indefinida, y el importe total depende de varios factores. Hablamos de 4.500 euros si el contratado es menor de 45 años, y de 5.100 euros si la discapacidad que sufre el trabajador es severa. El importe ascenderá a 5.350 euros si se trata de una mujer menor de 45 años, y a 5.950 euros si es una mujer menor de 45 años con una discapacidad severa.

La empresa que decida contratar a una persona con discapacidad mayor de 45 años, recibirá una bonificación de 5.700 euros, y de 6.300 euros si cuenta con una discapacidad severa.

Ayudas a la contratación de trabajadores con discapacidad

4. Ayudas a la contratación de jóvenes menores de 30 años en situación de desempleo

Durante tres años, la empresa que contrate de forma indefinida a personas que tengan entre 16 y 30 años recibirán diferentes bonificaciones. En concreto, el primer año el importe será de 1.000 euros, el segundo de 1.100 euros y el tercero de 1.200 euros. El trabajador contratado deberá estar inscrito con anterioridad como demandante de empleo.

Ayudas a la contratación de jóvenes desempleados

En qué consiste una entrevista ocupacional

Antonio Guillem || Shutterstock

5. Ayudas para contratar a mayores de 45 años en situación de empleo

Las empresas que contraten a trabajadores mayores de 45 años, siempre que lo hagan de forma indefinida, que el trabajador esté inscrito como demandante de empleo y que la propia empresa no cuente ya con más de 50 empleados, recibirán una bonificación de 1.300 euros al año durante tres años. En caso de tratarse de una mujer que trabaje en un sector en el que las mujeres están subrepresentadas, la cifra asciende a los 1.500 euros anuales.

Ayudas a la contratación de trabajadores mayores de 45 y 55 años

2. Incentivos a la contratación de víctimas del terrorismo o de violencia de género

Estas personas han sufrido en primera persona algo muy grave, y por ello es posible que se encuentren en tratamiento y tengan graves secuelas psicológicas. En esas circunstancias es muy complicado acceder de nuevo al mercado de trabajo, por lo que una forma de asistir a las víctimas de terrorismo o de violencia de género es proporcionando a la empresa un incentivo para contratarles. En este caso, se trata de una bonificación de 1.500 euros al año.