- 28/09/2017

El reclutamiento interno, es decir, recurrir al personal de la empresa para cubrir ciertas vacantes que se produzcan en la misma, es un tipo de reclutamiento y selección de personal que tiene numerosas ventajas. Por un lado, supone un ahorro de tiempo y de costes, al requerir un proceso de selección y una formación inicial mucho mayores. Y, por otro lado, aumenta la confianza mutua de ambas partes, empresa y trabajador. Este último, además, puede ver recompensado su trabajo y servirle esa nueva oportunidad para ver aumentada su ilusión y motivación dentro de la empresa. ¿Pero cuáles son las principales formas de reclutamiento interno? Presta especial atención:

Qué es el reclutamiento interno

Andrey_Popov || Shutterstock

Tipos de reclutamiento interno

Pero, ¿cómo puede una empresa llevar a cabo procesos de reclutamiento interno? Existen varias vías, y elegir una de ellas dependerá del tipo de puesto de trabajo a cubrir, de los recursos disponibles y de las preferencias que tengan los responsables de la selección de personal de la compañía. Toma nota de todas las opciones.

1. Los programas de referidos

Un programa de referidos consiste en comunicar a los empleados de una empresa la necesidad de contratar a un nuevo trabajador o a varios. Así, la propia plantilla podrá recomendarte a compañeros o conocidos que consideren que se ajustan a los requisitos del puesto.

Además, al ser los propios trabajadores los que buscan nuevos candidatos, el empresario se asegura de que los nuevos contratados encajarán bien en la empresa, reduciendo así las posibilidades de despido o abandono al poco tiempo de comenzar a trabajar en ella.

2. Las bases de datos de antiguos candidatos

Seguro que no es la primera vez que buscas candidatos para cubrir una vacante. Si has publicado una oferta de trabajo con anterioridad, es muy probable que recibieras la candidatura de muchos profesionales válidos, pero que en aquel momento no optaste por contratar.




Recurre a esa base de datos de talento para contactar directamente con la persona o personas que creas que encajen con lo que estás buscando, y recuerda que puedes utilizar filtros en las ofertas de trabajo o etiquetas en la mayoría de los portales de empleo, lo que te facilitará mucho la búsqueda.

Cómo mejorar las relaciones laborales con tu jefe

g-stockstudio || Shutterstock

3. La promoción interna

Por supuesto, no hay que descartar la posibilidad de aprovechar el talento, la experiencia y el conocimiento de alguien que ya trabaje en la empresa para cubrir una vacante. Lo ideal es que se trate de un puesto con mejores condiciones que el anterior, y que suponga un reto para el trabajador.

Así, además de conseguir cubrir la vacante, el empleado verá su esfuerzo recompensado. Además, la formación que requerirá para el desempeño del nuevo trabajo será mínima. Eso sí, habrá que tener en cuenta que, entonces, se deberá cubrir el puesto que dicho trabajador deja libre.

4. La recontratación

Es posible, por otro lado, que se tuviera que despedir o no renovar en su día a un empleado por ciertos motivos, pero que dicho perfil profesional sea ideal para la nueva vacante. No hay que dudar entonces en ponerse en contacto con ese antiguo empleado para proponerle la reincorporación.

5. Consultar a los profesionales referentes del sector

Las personas que se han erigido como referentes en un determinado sector suelen tener contacto diario con muchos profesionales del mismo ámbito, que le consultan o le proponen diversas cuestiones. Contactar con dichos referentes para que propongan ellos mismos los perfiles más idóneos es también una buena idea.

6. Aprovechar el talento de becarios y trabajadores en prácticas

Asimismo, y si en la empresa se ha optado en varias ocasiones por contratar becarios o trabajadores en prácticas, no hay que descartar recurrir a ellos para cubrir una determinada vacante. Si han estado un tiempo suficiente, se habrá podido averiguar si cuentan con el talento suficiente, además de la ilusión y las ganas de aportar su esfuerzo que todo becario suele tener.

👉 Pero, ¡ojo! El reclutamiento interno tiene ventajas y desventajas. Te las cuentan en Emprendepyme.net. ¡Tenlas muy en cuenta antes de tomar una decisión en tu empresa!

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No