- 21/09/2018

Si has llegado hasta aquí, significa que te has dado cuenta de la inmensa importancia que tiene crear una buena estrategia de reputación online para tu negocio o marca personal. No te descubrimos nada nuevo: por muy bueno/a que seas en lo tuyo, si no cuentas con una buena presencia en la red y una imagen de marca bien cuidada, difícilmente podrás darte a conocer, difícilmente podrán encontrarte. Como no queremos que esto ocurra, vamos a explicarte una serie de pasos para crear y gestionar tu reputación online en redes sociales y página web. ¿Estás preparado/a?

¿Qué es la reputación digital?

GaudiLab || Shutterstock

¿Qué es la reputación online?

No sabemos hasta qué punto eres un novato en esto de la reputación en Internet, pero supongamos que nunca antes has oído hablar de este concepto y quieres iniciarte en las artes de la reputación digital. ¿Cuáles son las nociones básicas de la estrategia que estás a punto de llevar a cabo?

La reputación online es la huella digital que dejamos de manera consciente e inconsciente en la red, y depende de dos factores bien diferenciados: por una parte, del conjunto de acciones que llevamos a cabo en Internet (publicaciones en redes sociales, comentarios en foros de opinión, presencia digital en páginas web...) y por otra, de las opiniones de terceros sobre nuestra persona o nuestro negocio.

Si nunca antes has gestionado tu propia marca en Internet, solo podrás atenerte al primero de los factores. De esta manera, si conoces los entresijos de la reputación online y diriges tus "pasos digitales" de manera consciente, te será mucho más fácil generar opiniones positivas de terceros sobre tu perfil profesional en Internet.

Qué es un nethunter

De Repente || Shutterstock

Cómo construir una buena estrategia de reputación digital

"Que hablen de mí, aunque sea mal, pero que hablen". Seguro que has oído esa frase en algún momento de tu vida, ¿verdad? Pues bien, olvídate de ella. No nos interesa generar opiniones negativas sobre nuestra profesionalidad, y más si es la primera vez si nos embarcamos en esta aventura.

0. Rastrea tu presencia en Internet

Seas más o menos activo en la red, estamos convencidos de que ya has dejado tu propia huella digital, por pequeña que sea. Por ello, antes de iniciar cualquier tipo de estrategia merece la pena que busques tu nombre completo en Google y revises todas y cada una de las publicaciones en las que aparezcas.

Si detectas alguna publicación que no te hace gracia y que podría perjudicarte en un futuro a nivel profesional (una fotografía comprometida, un tuit controvertido o un comentario reprobable) bórrala de inmediato o ponte en contacto con las personas que estén a cargo de la web o foro para que la eliminen. Más vale prevenir que curar.

Apps para diseñar tu propio videocurrículum

Jacob Lund || Shutterstock

1. ¿Quién soy? ¿Qué quiero conseguir? ¿Qué se me da mejor?

Ni más, ni menos; tres son las preguntas que te tienes que hacer antes de iniciar cualquier tipo de estrategia. Responderlas te ayudará a conocerte mejor como profesional y a saber exactamente lo que quieres hacer con tu nueva reputación digital.

¿Quién soy y qué quiero conseguir?

En concreto "¿Qué tipo de profesional soy?". Tienes que ser honesto contigo mismo, y en base a la experiencia y formación que poseas, definir tu perfil profesional y las metas a corto y largo plazo que quieras conseguir en base a ese perfil.

"Soy redactora freelance y quiero que mis artículos se posicionen en Internet para ganar más visibilidad"

"Soy investigador académico y quiero que mis publicaciones y ensayos se hagan un hueco en las primeras páginas de búsqueda"




"Soy diseñadora gráfica y quiero hacer llegar mis diseños e infografías a clientes potenciales"

"Soy fotógrafo y quiero dar a conocer mi obra para exponer en galerías"

Como ves, de nada sirve decir que tu objetivo es conseguir millones de seguidores en Instagram si no tienes un objetivo real que lo sustente. Primero, define tus metas y trabaja para conseguirlas; después, ya tendrás tiempo de contar followers.

Pero recuerda: ni la reputación digital ni los seguidores se consiguen de la noche a la mañana.

¿Qué se me da mejor?

¿Haces buenas fotografías? ¿Eres diseñador gráfico y creas infografías espectaculares? ¿Escribes que da gusto? ¿Eres un buen orador y se te da bien hablar en público?

Todos nosotros contamos con una habilidad que nos diferencia del resto y con la que nos sentimos especialmente cómodos. Es tu deber reflexionar sobre tus fortalezas y debilidades como persona, identificar aquello que te hace especial como profesional y explotar esa habilidad. Puede ser grabando vídeo tutoriales, escribiendo artículos maravillosos o compartiendo infografías sobre tu sector laboral. ¡Las posibilidades son inmensas!

WAYHOME studio || Shutterstock

2. Crea una buena plataforma y trabaja para darle visibilidad

Nada de lo que hemos dicho anteriormente tendrá sentido sin una plataforma que lo sustente. YouTube, Instagram o tu propio Blog personal; tú decides cuál es el mejor medio para visibilizar tu trabajo.

Del mismo modo, de nada servirá contar con la plataforma más puntera del mundo si no la trabajas. Tu página web deberá estar optimizada al SEO con palabras clave que te definan como profesional, para ir escalando posiciones de manera orgánica en los resultados de búsqueda de Google. De esta manera, la persona o cliente que busque algo relacionado con tu profesión, podrá encontrarte más fácilmente.

Por otra parte, si has optado por un currículum en Instagram, Tumblr o Flickr a la hora de crear y compartir tu portfolio online, tendrás que actualizarlo constantemente y crear una red profesional de contactos en torno a tu obra.

Rawpixel.com || Shutterstock

3. Comparte tu contenido en Redes Sociales

No cabe duda de que las Redes Sociales son cada vez más importantes en la búsqueda de empleo, pero un mal uso de ellas puede hacernos fracasar estrepitosamente en el intento.

Es importante que crees una o varias redes sociales en torno a tu persona (o en torno al pseudónimo que prefieras utilizar como profesional). Lo importante es que se te empiece a conocer por el nombre que quieras que se te conozca, y compartir las publicaciones (ya sean tuyas o de otros profesionales del sector) que consideres más idóneas para conseguir tus metas.

4. ¡Interactúa!

Siempre te ha dado vergüenza intervenir en los eventos de Networking, pero lo bueno que tiene Internet es que... ¡No tienes por qué hacerlo de manera presencial!

Inicia una estrategia para crear una buena red profesional de contactos en LinkedIn, Twitter e incluso Instagram, e interactúa con profesionales de tu sector de manera regular. Eso sí: ¡Sin acosar! Existe una delgada línea entre hacer contactos e intercambiar visiones sobre el sector... e iniciar una estrategia de acoso y derribo para conseguir empleo.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No