- 13/08/2019

Todo parecía indicar que te iban a llamar para una entrevista de trabajo: cumplías todos y cada uno de los requisitos demandados en la oferta (incluso los que no eran obligatorios pero sí deseables) y enviaste tu currículum tan solo media hora después de que se publicara la vacante de empleo. Sin embargo, los días fueron pasando y no obtuviste respuesta alguna. "¿Por qué no me han llamado si cumplo los requisitos de la oferta de trabajo?", te preguntaste. Pues bien; es posible que tengamos la respuesta a tu pregunta.

Antonio Guillem || Shutterstock

¿Por qué no me contratan si cumplo con los requisitos?

Pongámonos ahora en el caso contrario: eres la persona encargada de seleccionar un único currículum para cubrir la vacante de tu empresa. Has recibido tropecientas candidaturas y el 80% de ellas cumplen con los requisitos demandados. Dado que es prácticamente imposible entrevistar a todos los candidatos debes hacer una primera criba curricular para quedarte con las candidaturas finalistas. ¿Y en qué crees que te fijarás para descartar a uno y llamar a otro si ambos cumplen con los requisitos demandados? Efectivamente: en los pequeños detalles.

Estos pueden ser algunos de los "pequeños detalles" por los que tu currículum podría no pasar esa primera criba curricular:

Los datos proporcionados en tu CV no son correctos

Un número de teléfono equivocado, una dirección de correo postal desactualizada, la ausencia de tu nombre completo en el currículum... Estos son solo algunos de los errores que puedes cometer en la sección de datos personales de tu currículum.

Incluso también se ha dado el caso de reclutadores que han descartado un CV porque el lugar de residencia del candidato no correspondía con la ciudad en la que se encontraba la empresa. Para evitar este último supuesto te recomendamos que si vives en una ciudad diferente pero no tendrías problemas a la hora de desplazarte o cambiar de residencia omitas este dato en tu currículum.

Cómo recuperar la motivación para encontrar trabajo

El reclutador no ha podido abrir el archivo de tu currículum

Si la versión de Microsoft Word con la que has editado tu currículum es bastante más moderna que la que ha utilizado el reclutador para abrir el documento es posible que el archivo no se pueda visualizar o que los datos del currículum se muestren desordenados y descuadrados. Si esto pasa y el reclutador ha recibido un sinfín de candidaturas (o simplemente quiere ir lo más rápido posible con la criba) desechará tu currículum y pasará al siguiente candidato.

Para que esto no te suceda convierte tu currículum en PDF y envíalo en este formato. De esta manera te asegurarás de que el reclutador pueda abrir tu currículum independientemente del programa que hayas utilizado para diseñarlo (Word, Photoshop, InDesign, etc.)

Tu dirección de correo electrónico o la fotografía escogida para tu CV no son profesionales




¿Un nenito69@gmail.com como dirección de correo electrónico o un selfie en una discoteca como foto del currículum? Desde luego, un par de elecciones nada acertadas.

Aunque no suele ser un motivo fulminante para descartarte en un proceso de selección, sí es un detalle bastante decisivo a la hora de hacer la primera criba. Y es que, generalmente, el reclutador no se tomará demasiado en serio tu candidatura de empleo si esta va acompañada de semejantes elementos.

Preguntas extrañas en la entrevista de trabajo

Production Perig || Shutterstock

Tu currículum no es del todo coherente

El perfil profesional, la experiencia laboral, los objetivos que incluyas en tu currículum... Todas y cada una de las secciones deben ir a la par y ser coherentes entre sí. ¿De qué sirve escribir un titular en tu currículum que nada tenga que ver con las funciones que realmente has desempeñado en tus anteriores de trabajo? Si el reclutador detecta el mínimo signo de incoherencia en la información aportada ten por seguro que descartará tu candidatura de empleo.

Tu currículum no refleja las tareas y funciones que has desempeñado en tus anteriores trabajos

El puesto de trabajo que has ocupado y el nombre de la empresa en la que has trabajado son datos que deben figurar en tu currículum, pero también las tareas y funciones que has desempeñado en cada uno de estos empleos.

Solemos cometer el error de eliminar esta última información para ahorrar espacio en nuestro currículum, pero lo cierto es que es una información fundamental para que el reclutador pueda hacerse una idea de lo que podemos aportar a la empresa. Así pues, si quieres reducir tu currículum a una única página, prescinde de otro tipo de información.

ImageFlow || Shutterstock

Tu currículum no refleja tu evolución como profesional

Supongamos que has trabajado varios años en la misma empresa y tus tareas siempre han sido las mismas (o, al menos, eso es lo que se refleja en tu currículum). Tener una trayectoria profesional larga y estable es un valor añadido en tu currículum, pero siempre que demuestres que tu grado de responsabilidad ha ido evolucionando y que has adoptado nuevas competencias y habilidades a lo largo de todo este tiempo.

Si tus tareas y responsabilidades siempre han sido las mismas en veinte años de trayectoria, es posible que tu candidatura no sea del todo atractiva.

Tus redes sociales no te hacen justicia como profesional

O lo que es lo mismo: no son profesionales. Está demostrado que una de cada cinco empresas descarta candidatos por sus Redes Sociales, independientemente de que el candidato las utilice para mostrar sus trabajos o crear una red profesional de contactos.

La mayor parte de reclutadores suele buscar a sus candidatos en las redes sociales para hacerse una idea de cómo son en la realidad (aunque ya sepamos que la imagen que damos en redes es bastante sesgada). Aún así, si el responsable de Recursos Humanos detecta fotografías comprometidas o comentarios de dudoso gusto en nuestras redes sociales, es posible que descarte automáticamente nuestra candidatura de empleo.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No