- 20/02/2020

Los contratos temporales son una práctica laboral cada vez más extendida. Han pasado de utilizarse únicamente en momentos en los que era necesario ampliar la plantilla, ya fuera por estacionalidad, por sustituciones o por eventos concretos, a ser una de las formas más habituales de contratación. ¿Te han hecho alguna vez este tipo de contrato en una empresa? ¿Sabías que existen determinadas ocasiones en los que dicho contrato puede pasar a ser indefinido? Quédate y te contamos en qué casos puede darse esta conversión y toda la información que necesitas tanto si estás buscando un trabajo temporal como si necesitas un puesto de trabajo indefinido.

Mooshny || Shutterstock

1. La conversión es voluntaria

Los contratos temporales llevan bien definida su fecha de inicio y finalización. Si la empresa cumple con todos los requisitos legales y no ha superado el tiempo límite, es su decisión cambiar el tipo de contrato, no existe una obligación legal. En este punto entrará en juego la percepción que la empresa tenga del trabajador y las necesidades que existan en ese momento en su plantilla.

2. Prohibición de encadenar contratos temporales

La ley establece que un trabajador se convierte en indefinido cuando, en un plazo de 30 meses, una misma persona ha estado contratada durante más de 24 meses en esa empresa. Puede que sea tu propia empresa la que te ofrezca continuar con ellos pasado este periodo de prueba o que tengan que hacerlo tras recibir una visita de la inspección de trabajo.

El trabajo de 40 horas semanales en oficina está a punto de desaparecer

Jacob Lund || Shutterstock

3. Contratos temporales que no cumplen los requisitos




Si la empresa ha incumplido alguna normativa referente a la contratación, esto puede derivar en un fraude de ley. Algunos de estos incumplimientos suponen la obligatoriedad de convertir un contrato temporal en indefinido. Estoy puede suceder si por ejemplo la empresa no ha realizado el alta de esa persona en tiempo y forma o ha superado el límite de duración de los contratos temporales.

4. Límite de los contratos temporales

Los contratos temporales de obra y servicio no pueden durar más de 3 años.

5. Motivos de producción

No siempre hay un motivo legal o de obligación detrás de este cambio de contrato. En ocasiones es la propia empresa la que elige que un contrato temporal pase a indefinido por motivos de producción. De esta forma pueden ampliar su equipo con personas que ya saben cómo funciona la empresa, y les permite acogerse a las distintas bonificaciones que existen para incentivar los contratos indefinidos.

6. Decisión de la empresa

Puede que lleves un tiempo trabajando con un contrato temporal y la empresa esté tan satisfecha con la experiencia que quieran que pases a ser parte de su equipo de forma indefinida. En este caso no es necesario que existan motivos de producción, puede darse por muchas razones e incluso puede que la empresa no tuviera ninguna vacante a largo plazo, pero decidan ampliar su plantilla para que te quedes.

Como ves, existen distintas cuestiones que influyen y permiten un cambio en la contratación. Es importante que los conozcas y te asegures de cuál es tu situación en la empresa para comprobar que tu contrato cumple con la normativa vigente. De esta forma podrás defender tus derechos dentro de la empresa.

Un contrato temporal puede ser una buena oportunidad para entrar en una compañía y conseguir quedarte. Nunca sabes lo que puede pasar cuando llegas a un sitio nuevo y por eso es importante que des lo mejor de ti, independientemente del tipo de contrato. Realiza siempre tus tareas de la mejor manera posible y con tu mejor actitud. La imagen que proyectes puede ser la que te abra la puerta para convertir ese contrato temporal en uno indefinido.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No