- 1/01/2018

En realidad, los contratos por proyecto o por obra han existido siempre y se han dado tradicionalmente en sectores como el de la construcción, la obra civil, las ingenierías y los despachos de arquitectos. También en el ámbito de la consultoría, la organización de eventos, el desarrollo de proyectos de investigación y muchos otros ámbitos en los cuales no es preciso disponer de personal empleado de forma permanente, sino ocasionalmente, para el desarrollo de una actividad que tiene un fin concreto en su objeto y en el tiempo. Sin embargo, últimamente la contratación por proyectos de trabajo se está consolidando como una opción más en el mercado laboral actual, lo que está dando lugar no solo al surgimiento de nuevos perfiles profesionales, sino también a nuevas formas de trabajo que están cambiando el mercado laboral, la vida de los trabajadores y la organización de las empresas.

Inconvenientes de la contratación por proyectos de trabajo

Mangostar || Shutterstock

¿En qué consiste el trabajo por proyectos?

A diferencia de la relación laboral tradicional entre profesionales y empresas mediante, la contratación en plantilla, los nuevos profesionales trabajan para diferentes empresas, y solo para un proyecto concreto. En esta nueva forma de trabajo el profesional asume la responsabilidad de su trabajo y al no estar contratado en plantilla ha de ser autónomo, lo que conlleva una mayor libertad y flexibilidad laboral, tanto para el trabajador, como para la empresa.

Pero un requisito imprescindible para esta modalidad es planificar bien las tareas a realizar para poder cumplir los plazos. Y también hay que estar motivado y muy orientado al trabajo por objetivos o resultados.

Cómo reducir un currículum en una única hoja

GaudiLab || Shutterstock

Ventajas de trabajar por proyectos




Los beneficios del trabajo por proyectos para el trabajador son esencialmente la libertad, puesto que es quien se autoorganiza y el único responsables de que el trabajo salga adelante, y también una mayor flexibilidad laboral en los horarios.

Por otra parte, se pueden generar más beneficios, ya que podemos trabajar en varios proyectos a la vez y obtener ingresos de varias empresas. Además, gracias a Internet, si hablamos de un trabajo de oficina, un trabajador solo necesita un equipo informático y una conexión para desarrollar su tarea, lo que significa un gran ahorro y la posibilidad de trabajar desde casa o mediante el alquiler de despachos en centros de negocios (lo que se conoce como coworking).

Para la empresa, una de las mayores ventajas de este modelo es que puede afrontar aumentos de demanda o desarrollo de nuevas acciones sin tener que aumentar la plantilla, lo que supone un gran ahorro en costes. Muchas empresas funcionan solo con un mínimo de empleados y el resto del trabajo se desarrolla con freelancers, como se hace en sectores como el de las comunicaciones, informática, publicidad, construcción, finanzas, restauración, etc.

Otra ventaja es que los trabajadores freelance garantizan su experiencia, al ser profesionales que ya trabajan para otras empresas, evitando los gastos de formación y de adaptación de un nuevo trabajador en plantilla. Además, si la empresa no tenga en plantilla un especialista que necesita, puede contar con él mediante esta modalidad.

La empresa también se asegura un fuerte grado de compromiso por parte del trabajador por proyecto, que tiene la obligación de cumplir en calidad y plazos con su encargo, porque sus ingresos dependen de ello.

Elena Kharichkina || Shutterstock

Inconvenientes de la contratación por proyectos de trabajo

Sin embargo, hay que señalar como un inconveniente que el trabajo por proyectos implica un alto grado de temporalidad y, por tanto, de incertidumbre, lo que quiere decir que podemos estar algunos períodos sin encargos y, en consecuencia, sin ingresos.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No