- 4/05/2022

Es importante que te lleves bien con tus compañeros de trabajo, ya que, al fin y al cabo, vais a pasar muchas horas de la semana juntos. No obstante, hay ciertos momentos en lo que esto no es posible y las situaciones se vuelven difíciles de gestionar. Por esta razón, es necesario que recapacitemos y veamos cómo podemos solventar este problema, para que podamos establecer un buen ambiente laboral y rendir bien mientras trabajamos. Te damos las pautas a continuación.

Mala relación con un compañero de trabajo

¿Qué podemos hacer para mejorar la situación con alguien del trabajo?

Si bien se trata de un proceso, no debes de seguir todos los pasos al pie de la letra o en orden, sino más bien como lo vayas necesitando o cómo de confianza tengas con esa persona para poder hablarlo. Así pues, a continuación, te damos una serie de consejos sobre qué hacer si te resulta imposible trabajar con un compañero de trabajo.

Definir lo que te molesta

Primeramente, debes parar a pensar y definir qué es lo que te molesta de tu compañero/a de trabajo. Es decir, se trata de encontrar aquello que hace que no puedas soportar a esa persona.

Puede ser su forma de ser, su comportamiento, sus comentarios, su forma de trabajar, la metodología que utiliza, la forma en la que trata a la gente, etc. Reflexiónalo para saber en qué debéis trabajar.

No te lances; primero reflexiona

Cuando tengas claro qué es lo que no ves bien de esa persona, no te lances directamente a decirle que lo hace mal. Párate y reflexiona: ¿lo hace mal realmente o porque a ti te sienta mal?




Dicho con otras palabras, ¿es a nosotros exclusivamente a quienes nos molesta? Si es así, posiblemente el problema lo tengamos nosotros y no con quién creemos que es insoportable.

Habla pacíficamente

Analiza cómo es, cómo se comporta y trata de hablar de la manera más pacífica y tranquila posible. Es importante hacerlo con tranquilidad y honestidad, ya que de otra manera la persona se puede sentir abrumada e intimidada.

No te alborotes con los comentarios que te dé, dale feedback y analiza lo que te comenta. Quizá podéis llegar a un punto donde os entendáis. La mejor forma de solucionar las cosas es hablando desde el minuto 1.

No descuides tus tareas

Es decir, que como se comporte esa persona no afecte a la forma en la que realizas tus tareas del día a día. Céntrate en lo que debes y deja de lado aquello que te molesta. Muchas veces ignorar a esta persona es lo mejor. Pero, ¡ojo! Cuidado con ignorarle más de lo estrictamente necesario.

Actúa si es necesario

Si las cosas no se arreglan y crees que lo que te molesta te puede afectar, es preferible que lo comentes a tu jefe o a un mando superior para que tome medidas en ello. Posiblemente, te puedan cambiar de equipo y así alejarte de esa persona con tal de que rindas bien en tus tareas.

Hazlo con honor

Si después de comentarlo con tu jefe o con alguien de confianza consideras que la situación no mejora, toma tú medidas al respecto. Ya anteriormente te hemos comentado la posibilidad de ignorar a un compañero de trabajo cuando sea necesario, pero también podemos mantener ciertas distancias y reducir el contacto con esa persona en determinados momentos. Por ejemplo, no ir a desayunar cuando nos lo ofrezca o limitar nuestras charlas con ella.

Por otro lado, tampoco está de bien ver que estés completamente malhumorado y con cara larga cada vez que se te acerque, ya que estar constantemente quejándote en el trabajo no te servirá de nada si no has tomado cartas en el asunto. Céntrate en ti, en lo que debes hacer y en el resto de compañeros que sí te caen mejor.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No