- 1/06/2021

Ante una pregunta en una entrevista laboral puedes bloquearte y no saber qué responder. Tranquilo, es algo habitual y a todos nos ha pasado alguna vez. Lo que necesitas son las herramientas, trucos e ideas necesarias para salir del apuro, que no vuelva a pasarte para superar la entrevista y conseguir que te vuelvan a llamar para continuar en el proceso de selección. Descubre cómo tener un recurso preparado y una buena preparación son básicos para no quedarte en blanco en una entrevista de trabajo y salir airoso de la situación.




Qué hacer si te bloqueas en una entrevista

Production Perig || Shutterstock

Qué hacer si te quedas en blanco ante una pregunta en una entrevista laboral

Los nervios en una entrevista de trabajo son completamente normales y para controlarlos existen una serie de cuestiones que debes tener en cuenta y puedes añadir a tu repertorio de consejos para evitar quedar en blanco en una entrevista laboral.

Es inevitable ponerse nervioso ante una nueva oportunidad laboral, no tener miedo y tener un speech claro. Al terminar la pregunta el entrevistador espera una respuesta clara y concisa, pero de golpe… Tus ideas se han esfumado, tus respuestas ensayadas han desaparecido y tu mente se queda en blanco.

En pocas palabras, te has quedado bloqueado, algo que a todos nos ha pasado en alguna circunstancia, al hablar en público, ante un examen, en una entrevista importante o en una presentación especial.

Se debe a una situación que está fuera de tu confort y que puede ocurri no sólo en aquellos que no tienen práctica, sino a todo tipo de profesionales. Es más, está comprobado que este tipo de bloqueos suceden con más facilidad si te sobre preparas, si te distraes o debido a los nervios o la ansiedad.

Así que respira, y pon atención, vamos a ver algunos tips básicos para desbloquearte en una entrevista de trabajo y que el recruiter se lleve una buena impresión de ti, toma nota:

1. Prepárate para el encuentro

Prepararse para una entrevista de trabajo de la forma correcta puede marcar la diferencia entre ser un candidato seleccionado o uno descartado. En este sentido, lo más importante es fijarse en qué espera la empresa de su candidato ideal y repasar detalladamente los requisitos de la oferta de empleo.

2. Evitar decir que no lo sabes

Ante todo, en una entrevista de trabajo intenta responder con la verdad y contar alguna experiencia laboral relacionado con la pregunta de la entrevista. Poner un ejemplo o mencionar alguna alternativa por ejemplo si estás hablando de herramientas o software que puedes usar en tu día a día en la oficina.

3. Define una estructura

Ante cada posible respuesta prepara una estructura y desglósala en tres puntos principales para evitar quedarte en blanco. Este consejo reducirá significativamente el riesgo de quedarte en blanco, porque en caso de perderte en el punto uno puedes pasar al dos y seguir resolviendo las dudas del entrevistador.

4. Ante la duda, pide claridad

Si te bloqueas una buena manera de salir de esta situación es preguntar y pedir que se especifique mejor la pregunta al entrevistador mientras ganas tiempo para contestar y darle forma a tu respuesta.

5. Respira

Sí, es un consejo obvio, pero que sirve de verdad. Vas a tener que meditar la respuesta, respirar profundamente, mantente tranquilo y encuentra la respuesta correcta. Para ir tranquilo y sentirte seguro práctica ejercicios de preparación de la entrevista y así tendrás más recursos e ideas para responder de forma sólida.

6. Si sabes hacerlo, explícalo

A veces no tenemos la respuesta exacta, pero sí los pasos a seguir y cómo se ha de ejecutar para resolverlo, muestra ese camino al entrevistador y así estarás mostrando que eres resolutivo. Es decir, que respondas con información alternativa.

7. Emplea anclas

Utiliza los conceptos de las últimas frases para anclar y desarrollar tu speech con coherencia. Un ancla es una imagen mental generada previamente que te servirá para introducir nuevas ideas y relacionarlas entre sí.

8. La verdad es tu aliada

A veces ser sincero es mejor que inventarse una respuesta, por ello, puedes decir que no tienes esa respuesta pero que te asegurarás de conocerla tras la entrevista y que te formarás en ello para cubrir ese hueco en tu currículum.

9. Preguntas sobre el empleo

Una parte habitual de la estructura de una entrevista en la que puedes quedarte en blanco es cuando te preguntan si tienes alguna duda o algo concreto que quieras saber de la empresa, el puesto de empleo o las condiciones.

En estos casos, una serie de preguntas más bien genéricas y que sirven en cualquier ocasión pueden salvarte del apuro. Por ejemplo: ¿Cuáles serían las funciones específicas que asumirías? ¿Qué tipo de contrato se haría desde el inicio? ¿Es un puesto de nueva creación?  ¿Con qué equipo trabajarías mano a mano? ¿Cuál es el horario laboral? Nuestro consejo es que elabores un listado con este tipo de preguntas para lanzarlas llegado el momento y conocer mejor la posición a la que te estás presentando.

10. Utiliza un recurso preparado

En caso de que te quedes en blanco en una entrevista laboral puedes emplear una experiencia, una anécdota o una historia relacionada con el puesto de empleo o tu perfil profesional que dé más información sobre ti y darte tiempo a pensar de nuevo la pregunta que te han hecho.

Si los nervios te dejan sin palabras, ya sabes qué hacer si te bloqueas en una entrevista de trabajo y cómo debes actuar.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No