- 29/04/2015

A la hora de redactar nuestro curriculum vitae, ¿debemos reflejar que tenemos una enfermedad? ¿o es una situación que podemos obviar? El tener una enfermedad y buscar trabajo supone una doble problemática: no disponer de la capacidad total de salud para buscar un empleo y que las empresas no realicen contrataciones de personas con ciertas enfermedades.

Enfermedad mental, discapacidad, diabetes, parkinson o esquizofrenia pueden suponer una limitación para las personas en su vida diaria y barreras laborales a la hora de conseguir un trabajo. Por parte de las empresas, la exclusión social y discriminación de las personas con alguna enfermedad puede darse por prejuicios y miedo a las posibles bajas temporales o permanentes por incapacidad, pérdida de horas de trabajo por visitas médicas o recaídas.

Cómo defender tu currículum si tienes una enfermedad

En la entrevista de trabajo, si eres una persona con discapacidad o diversidad funcional, será recomendable que aportes el Certificado de Discapacidad que acredita el grado en el que te encuentras, así como el Certificado de Capacidades a efectos de demanda de empleo, para acreditar las capacidades que posees para ese puesto de trabajo.Enfermedad como un aspecto negativo para encontrar trabajo


No cabe duda que las empresas deberán valorar las habilidades de cada candidato de forma individualizada, siendo la incorporación laboral un aspecto sin restricciones con lo que respecta a las enfermedades que no impiden desempeñar un empleo de forma normalizada. La realidad es que muchas empresas no quieren a trabajadores con alguna limitación o enfermedad y por ello, se debería de insistir en los programas de reinserción laboral, búsqueda de opciones laborales alternativas y formación para paliar las situaciones de vulnerabilidad.

Nuestra recomendación, es que incluyas la enfermedad en el currículum si la empresa aplica políticas sociales y de integración laboral, donde la condición de discapacidad o de cualquier enfermedad no sea un factor influyente a la hora de contratar al personal de la empresa. En cambio, si la empresa no fomenta la diversidad y la igualdad de oportunidades para todos sus empleados, la mejor opción será no plasmar tu condición de salud en el CV e intentar llegar a la entrevista laboral para que te conozcan personalmente.

Aún así, lo más importante es que las empresas intenten adaptar el puesto de trabajo a las personas, informándose bien sobre si las enfermedades que padecen impiden realizar el puesto de trabajo o no y teniendo en cuenta que pueden obtener ayudas de la Seguridad Social si realizan contratos de trabajo para personas con discapacidad.

Además, si tienes una enfermedad y eres mujer pueden resultarte de gran utilidad nuestros consejos para defender tu currículum si eres mujer.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No