2 de noviembre de 2018

El modo en que afrontamos las circunstancias de nuestra vida diaria está muy condicionado por nuestro carácter, nuestra autoestima y nuestras circunstancias personales. Por eso, cuando te encuentras en plena búsqueda de empleo, es posible que sientas vergüenza al entregar tu currículum en persona o todo lo contrario, según sea tu perfil psicológico. Incluso, a veces, si de verdad eres tímido, la acción de entregar tu currículum en mano puede llevarte a cometer algunos errores frecuentes. Por ejemplo, esto puede suceder cuando tu timidez te lleva a plantear la situación con preguntas erróneas, como “¿estáis buscando a alguien para trabajar?” o “¿no aceptan ustedes currículums, verdad?”. Y la respuesta seguramente sea que no. La actitud correcta sería preguntar si puedes dejar tu CV allí, y lo más probable es que entonces la respuesta sea afirmativa.

Consejos para entregar tu currículum en mano

goodluz || Shutterstock

“Me da vergüenza echar mi currículum para trabajar. ¿Qué puedo hacer?”

Hay que esforzarse por dejar a un lado la timidez. Si con frecuencia sientes como una presión en el pecho o te sudan las manos, por ejemplo, cuando tienes que hablar en público; o si sientes que tu cara se pone roja cuando te presentan a alguien, es que tiendes a ser tímido y ello puede ser un obstáculo para tu búsqueda de trabajo.

Si es tu caso, te puede resultar muy útil conocer algunos trucos o técnicas para combatir esta timidez, de forma que no sea un obstáculo para entregar correctamente tu CV. Lo primero para afrontar la timidez es vencer la inseguridad que va asociada a ella. Algunos consejos que pueden aumentar tu autoestima te vendrán muy bien:

1. Practica con alguien de confianza

Para empezar, puedes ir practicando con las personas de tu entorno para irte “soltando” en las conversaciones, las preguntas y respuestas, las miradas seguras y de frente, las sonrisas de varios tipos, la naturalidad en los gestos, etc.

2. Mira a los ojos

Para no mostrar inseguridad es muy importante no apartar la mirada con frecuencia, mantenerla sin descaro y sobre todo, no bajar la mirada al suelo, que denota siempre vergüenza. Lo adecuado sería mirar siempre de forma directa a tu interlocutor y desviar la mirada solo lo necesario para no parecer soberbio. Este es uno de los trucos estrella para triunfar en una entrevista de trabajo, y que puedes aplicar en esta situación.

¿Cómo funciona un programa de incentivos laborales para empleados?

Nattakorn_Maneerat || Shutterstock

3. Vigila tu lenguaje no verbal

Como todos ya tenemos asumido, la postura corporal es muy importante para que tu mente se incline hacia sentirse cohibida o cómoda. Y para que tu mente tienda a olvidar la timidez que sueles sentir, lo adecuado es ponerte erguido, con los hombros relajados y gesticular al hablar para así mantener las manos ocupadas, pero todo ello sin excesos.

4. Intenta relajarte

Otro síntoma de la timidez es el posible tartamudeo o falta de fluidez en tu expresión verbal. Para combatir estos problemas es conveniente, por extraño que parezca, que bebas un vaso de agua porque ese gesto manda una señal a tu cerebro de que no estás en peligro y podrá relajarse. Otro ejercicio muy recomendable es respirar hondo e imaginar que tu interlocutor es una persona cercana a ti. También puedes practicar a solas frente a un espejo, por ejemplo.

En lasoposiciones.net, portal especializado en las técnicas de estudio y en la preparación de las oposiciones, podrás encontrar una guía detallada sobre cómo hacer una exposición oral; una información que te resultará de gran utilidad a la hora de hablar en público con seguridad en ti mismo/a.

Además, es conveniente que procures conocer a muchas personas nuevas. Prueba a presentarte tú mismo o incluso hacer frases elogiosas a tus compañeros, te resultará más fácil iniciar conversaciones y buscar temas de interés común.

Ejemplos de Curriculum Vitae mal elaborados

fizkes || Shutterstock

5. Cuida tu imagen

Por último, para darte también más seguridad a ti mismo y proyectarlo hacia tu interlocutor, es muy conveniente ir a entregar tu CV bien presentado, como corresponde a un entorno laboral, parecido a como irías a una entrevista de trabajo. No vaya a ser que te propongan realizar una entrevista en ese mismo momento.

Todos estos consejos, aunque puede que no obren un milagro instantáneo, con un poco de tu parte y con paciencia e insistencia, seguro que lograrás enfrentarte mucho mejor a tu timidez y superarla.