- 7/01/2022

Destacar en el mundo laboral cuando, cada vez más, hay perfiles profesionales muy variados es complejo. Además, si a esto le sumamos que tienes un perfil profesional atípico, las probabilidades de destacar son aún más difíciles ya que el riesgo que se asume es mayor. En este artículo vemos qué significa tener este tipo de perfil, así como algunos consejos clave para conseguir trabajo si queremos destacar nuestro perfil en un entorno laboral tan cambiante como el que vivimos ahora.




¿Qué es un perfil profesional atípico?

Una persona con un perfil profesional atípico es aquella que tiene diferentes trayectorias profesionales y para nada convencionales o lineales. Esto quiere decir que ha trabajado en diferentes sectores y ha desempeñado varios puestos.

Este tipo de perfiles presentan personalidades anómalas frente al resto: buscan crecer su vida profesional teniendo una trayectoria educativa y de experiencia laboral original y tienen trabajos muy variados. Es decir, que tiene diferentes perfiles con diferentes experiencias, ¡por eso decimos que son atípicos!

Consejos para volver a trabajar de manera presencial

Monkey Business Images || Shutterstock

¿Cómo consigo trabajo si tengo un perfil profesional atípico?

Tener un perfil profesional atípico dice mucho de ti: presentas habilidades competentes, eres capaz de adaptarte a los cambios con agilidad y te mueves muy bien en diferentes entornos. No obstante, quizá te quedes bloqueado y no sepas muy bien cómo aplicar a este tipo de trabajos o cómo identificarlos. Si quieres hacerlo bien, te recomendamos los siguientes consejos para destacar:

1. Demuestra cómo de ágil eres

Si has trabajado en diferentes lugares, posiblemente tienes agilidad y puedes destacar frente a otros. No te cortes y hazlo notar en tu currículum, así como otras cualidades que van de la mano como la flexibilidad y la polivalencia.

Debemos estar comprometidos tanto con lo que decimos como con el trabajo, así como tener motivación por el esfuerzo que vamos a realizar. De esto otro hablamos ahora.

2. Expón tus motivaciones

En cuanto a la motivación, debemos destacar que no solo debemos tener espíritu para trabajar sino las ganas y fuerzas para hacerlo.

En otro sentido, de motivaciones debemos resaltar las motivaciones que tenemos al entrar en este trabajo: debemos dejar claro al reclutador qué es lo que buscamos cuando empezamos en esta empresa, así como los objetivos que lograremos.

3. Resalta tus soft skills y mad skills

Entendemos por soft skills aquellas habilidades relacionadas con la escucha activa, así como el relacionarse con otras personas. Destacamos: el pensamiento crítico, flexibilidad, compromiso, trabajo en equipo, creatividad, aprendizaje constante o tus habilidades digitales entre otras.

Por otra parte, las mad skills son aquellas propias de los candidatos atípicos y que les diferencia por estar relacionadas con sus aficiones, intereses y ocio. Es importante que ya de por sí destaquemos estas mad skills de alguna forma peculiar, como por ejemplo destacando la forma en la que se hizo el currículum, la forma en la que se presenta la información, la originalidad, los intereses que se muestran, etc.

4. Piensa en el reclutador

Toda la información que vayamos a incluir debe ir dirigida al reclutador, por lo que piensa que si no tienes una trayectoria claro debido a tu perfil atípico, deberás destacarlo mostrándolo en tu CV como mejor sepas.

5. Destaca en lo que eres diferente

Sé tu mismo o misma y destaca aquello que más te guste de ti. No te dé corte de censurarte en nada, pero sé formal en todo momento.

Muchas veces lo que buscan los reclutadores es algo distinto a lo que tienen en sus empresas con tal de huir de los estereotipos. ¡Sé creativo/a y destaca en eso que has aprendido de los diferentes empleos!

6. Piensa en las posibles preguntas en la entrevista

Antes de llegar a la entrevista, en el caso de que te llamasen, te vendría bien hacer un acopio de todo aquello que te podrían preguntar.

Recuerda no meter la pata hablando mal de tu antiguo trabajo, ni de hablar mucho de los errores que cometiste. Mide las palabras que vas a decir y destaca aquello de lo que te hace sentir bien y por lo que destacas.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No