- 26/12/2018

Si te citan para una entrevista de trabajo, significa que han estudiado tu currículum y reúnes los requisitos previos requeridos por la empresa para el puesto de trabajo. Por eso, quieren conocerte para apreciar otras cualidades que un currículum no es capaz de mostrar. Y aquí reside la esencia para tener éxito en la entrevista: dar una buena imagen depende de tu dominio de la comunicación verbal, por supuesto, pero también y de forma especial, de la no verbal. Así pues, ¿cómo puedes dominar el lenguaje no verbal en una entrevista de trabajo? Con los siguientes consejos.

Aparte de con la palabra, las personas nos comunicamos también con el cuerpo, a través de los gestos y ademanes, e incluso a través de la forma de vestir. Así que grábate esto a fuego en tu mente: la primera impresión que causes será la determinante de todo lo que venga después.

Antes de comenzar la entrevista, tú ya estás dando una impresión desde que llegas al lugar de la cita, por eso deberás comenzar eligiendo bien cómo vas a vestir para la ocasión, en función del tipo de empresa. No es lo mismo una entrevista en un banco que en una start up de jóvenes desarrolladores de aplicaciones, por ejemplo.

Otro consejo esencial: tus gestos deben ser tranquilos, casi lentos, anda con paso calmado y sobre todo con una sonrisa franca en el rostro, da la mano con firmeza y saluda de manera cortés. Todo ello transmitirá a tu interlocutor sensación de seguridad. Siéntate erguido y con una postura natural, no puedes mostrarte incómodo o con una postura forzada.

Cuando te expliques hablando debes mirar de frente, tu forma de hablar debe ser natural, no forzada o atropelladamente, no debes tutear (salvo que te lo pidan) y nunca debes interrumpir a tu interlocutor.

¿Cómo funciona un programa de incentivos laborales para empleados?

Nattakorn_Maneerat || Shutterstock




¿Cómo puedes dominar tu comunicación no verbal en una entrevista?

Estos consejos introductorios te serán muy útiles, pero además podemos utilizar muchos más para conseguir dominar nuestra comunicación no verbal y lograr así esa impresión positiva que buscamos.

Gestos como cruzar los brazos, tocarnos constantemente la cara o el pelo o sentarnos muy repantigados o al borde de la silla deben ser evitados, al igual que llevar las manos en los bolsillos, o tener las dos manos ocupadas, ya que debes tener libre la mano derecha para poder saludar.

Además, para agradar a tu entrevistador también debes mover tus manos con suavidad, pero acompañando a tus palabras, y asentir cuando el reclutador hable, así sabrá que escuchas. Si te encuentras nervioso tampoco es un problema que lo comentes educadamente, esto te liberará y el entrevistador empatizará contigo.

Si la entrevista fuese por videoconferencia, es muy importante preparar bien el lugar para que sea un espacio iluminado, limpio y ordenado, con escritorio para disponer de papel, bolígrafo u otros objetos que puedan ser necesarios.

En cualquier caso, es muy importante evitar dar la sensación de falta de higiene o de aseo, el olor a tabaco o a alcohol.

Respecto del tono de voz, tienes que evitar tanto hablar demasiado bajo, que denota timidez, como demasiado alto, lo que puede intimidar o parecer prepotente. No utilices la ironía, porque puede prestarse a malentendidos.

Con respecto al espacio interpersonal, aunque en nuestra cultura no lo tenemos muy en cuenta, no debes nunca invadir el espacio vital del entrevistador, situándote siempre a una prudente distancia y no tocándole ni haciendo ademanes agresivos frente a él.

Por último, ya terminada la entrevista, debes dar la mano a tu entrevistador y sonreír franca y abiertamente para mostrar comodidad. Estos consejos acerca de tu lenguaje corporal debes seguirlos todo el tiempo, hasta que hayas salido del lugar de la entrevista.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No