- 26/04/2022

Ya seas comunicador, diseñador, ilustrador o alguien que trabaja con redes sociales, la creatividad es una cualidad que te aborda en tu día a día. Sin embargo, hay momentos en la vida en la que esa inspiración no te viene y puedes sufrir malos estragos. Esta sensación es la conocida como síndrome de la página en blanco. ¡No te preocupes! Es algo normal que nos pasa a todos en determinados momentos de nuestra vida. En este artículo vamos a hablar en qué consiste y repasaremos algunos consejos para superar dicho síndrome.

Falta de creatividad

¿Qué es el síndrome de la página en blanco?

El síndrome de la página en blanco se da cuando estás realizando tu trabajo o una actividad en tu día a día y, literalmente, te quedas en blanco en cuanto a ideas se refieren. Es decir, no llegas a ideas concluyentes o las que produces carecen de suficiente validez o ingenio para ser totalmente buenas.

La imperfección en la creatividad existe, aunque también puede deberse a que tengas este síndrome y no te des cuenta. Que una persona creativa estén en un momento en el que no produce una suficiente cantidad de contenido creativo es normal, aunque no debe convertirse en un hábito, ya que podemos encontrar carencias futuras.

No te preocupes, el problema no es tuyo. Existen muchos aspectos en nuestro día a día que pueden interferir en nuestra creatividad y por este motivo no rendir como queremos (lo analizaremos luego). Hoy en día, las empresas buscan de sus empleados que sean muy creativos para obtener los resultados esperados, por lo que se hace fundamental saber trabajarla de la manera adecuada y no caer en bloqueos mentales como los que comentamos aquí.

¿Cómo lo paliamos? Pues te mostramos los mejores tips para potenciar tu creatividad a continuación.

Consejos para vencer el síndrome de la página en blanco

Si crees que puedes estar padeciendo el síndrome de la página en blanco los siguientes consejos te serán de gran ayuda.

1. Evita distracciones

La mayoría de distracciones que tienen hoy en día las personas es debido al uso excesivo de su smartphone. Existen aplicaciones (nativas o para descargar) que nos pueden ayudar a dejar de usar nuestros dispositivos en los momentos que estamos trabajando o, al menos, a reducir su empleo.

Te recomendamos apagarlo o ponerlo en modo avión mientras trabajas para así no perder la pista de tu creatividad. Otra opción sería establecer horarios para su empleo, o utilizar técnicas de concentración como la Pomodoro.

2. Fíjate objetivos diarios o semanales

A la hora de empezar a trabajar de forma semanal o diaria, establece objetivos que debas cumplir en un determinado tiempo.

Recuerda hacerlo de forma realista, concisa y con una clara meta para que así puedas alcanzarlo y sentirte más productivo a la vez que fomentas tu creatividad. Es una buena técnica para tener tus resultados a tiempo.

3. Modifica tus hábitos o cámbialos si son necesarios




Si lo que te falta es inspiración en tu entorno, ¡modifícalos!

Pueden ser acciones tan simples como cambiar la hora a la que despiertas, desayunar diferente o en un sitio diferente, ir a dar un paseo antes de trabajar o cambiar la ruta o actividades que realizas. ¿Hay algo que puedas cambiar? ¡Aprovéchalo!

4. Busca fuentes de inspiración

En Internet y fuera de él existen miles y miles de blogs donde impregnarte de creatividad para tus tareas del día a día.

Te recomendamos no solo revisar páginas webs creativas, sino estar pendiente de novedades y tendencias de tu sector siguiendo a personalidades influyentes que puedan brindarte dicha creatividad que necesitas.

5. Relaciónate con otras personas de tu sector

Hablando de relacionarte con tu sector, tus compañeros profesionales y el networking que generas también influye en la forma en la que tu creatividad se reproduce.

Crea una buena red de contactos profesionales en la que apoyarte cuando necesitas un chute de nuevas ideas.

6. Utiliza técnicas para fomentar la creatividad

Existen muchas maneras para fomentar la creatividad, tan solo tómate tu tiempo para decidir qué estrategia vas a seguir para aumentarla en momentos difíciles en los que el síndrome de la página en blanco te ataque.

La más conocida es la del brainstorming: coges un puñado de post-its y escribes las ideas que se te ocurren sobre un proyecto o actividad que estés desarrollando para después agruparlas y quedarte con las más adecuadas. ¿Lo has probado?

7. Haz descansos siempre

Parece mentira, pero funciona: haz tus debidos descansos porque los vas a necesitar SIEMPRE sí o sí.

Descansa la vista cada 30 minutos durante al menos 2-3 minutos, y cada 3 horas durante 10 minutos. Tu cuerpo y mente lo agradecerá si durante este periodo de tiempo lo dedicas a dar un mini paseo o realizar otra actividad diferente.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No