- 21/10/2019

Acudir a una entrevista de trabajo representa la posibilidad de acceder a una nueva oportunidad laboral. Por tanto, es importante tener un cierto control de la situación para ser capaces de demostrar todo nuestro conocimiento y poner en valor aquellos aspectos que harán destacar nuestra candidatura frente a la de otros candidatos.  El lenguaje, entre otras cosas, es analizado al detalle por los profesionales de Selección de Personal y lo utilizarán para valorar si encajas o no en el perfil solicitado. Si consideras que ha llegado la hora de mejorar tu discurso en las entrevistas de trabajo sigue leyendo y obtendrás 7 trucos para llevar tu speech al siguiente nivel.

¿Cómo mejorar el discurso en entrevista de selección de personal?

Cookie Studio || Shutterstock

Claves para mejorar tu speech en una entrevista de trabajo

Venderse como profesional es clave y forma parte de la estrategia para conseguir el puesto que deseas. Recuerda que el objetivo de tu interlocutor no es otro que conocerte en profundidad para ver tu valor como profesional. Domina esta fase del proceso de selección con estos 7 trucos que harán mejorar tu discurso en las entrevistas de trabajo:

#1. Conserva tu naturalidad

Mantener un lenguaje correcto y adaptado al lugar en el que estás es importante, pero también lo es no parecer rígido, ya que puede dar la falsa impresión de que estás ocultando información y que no tienes dominado lo que quieres transmitir. Si fuerzas el uso de ciertas palabras para dar un aire de refinamiento a tu discurso puede que generes el efecto contrario. También es posible que hayas memorizado un discurso sobre tu trayectoria y pretendas soltarlo en la próxima entrevista...¡error! Eso aporta imagen de rigidez y tu interlocutor lo notará enseguida.

Por tanto, sin caer en el error de ser demasiado coloquial, transmite tus ideas desde la perspectiva de tu propia esencia y así harás que todo fluya y se te verá mucho más elocuente.

¿Cómo saber si esta empresa es para ti?

djile || Shutterstock

#2. Adáptate al registro de tu entrevistador

Está más que demostrado que las personas nos sentimos cómodas con aquellas que más se parecen a nosotros. ¿Cómo puedes usar esto en una entrevista? La PNL lo define como calibración y es un recurso muy útil para ajustar nuestra sintonía a la de nuestro interlocutor, como si tratáramos de regular el volumen de una radio.

Observa a tu entrevistador y adáptate de forma natural a su prosodia, postura y lenguaje corporal. Por ejemplo, si tu reclutador es una persona muy seria y pausada, procura no hablar demasiado rápido y explica tus puntos fuertes de forma natural y amable. Si el reclutador es una persona bastante más joven que tú y te presenta un clima distendido en la entrevista, tratarlo de forma demasiado formal puede darte desventaja. Trátalo como un igual pero sin perder el respeto en este caso.

#3. Utiliza palabras clave que llamen la atención sobre aquello en lo que destacas

En el fondo, tú sabes mejor que nadie lo que tu entrevistador quiere escuchar. Utiliza esas keywords relacionadas con los logros de tu currículum y las mejores habilidades profesionales para generar un impacto positivo. Por ejemplo, una reclutador que esté entrevistando a perfiles del ámbito comercial o atención al cliente valorará frases como:


-Me encanta el trato con personas

-Soy una persona orientada a objetivos. Me encanta incrementar mis progresos mes a mes

-Me caracterizo por ser una persona que genera confianza en sus clientes

Si utilizas palabras negativas como "problema", acompáñalas siempre de soluciones para generar una intención positiva y que tu interlocutor pueda vislumbrar como te desenvuelves enfrentando retos profesionales.

#4. Identifica y deshazte de las muletillas

No te preocupes, todos las tenemos. El problema viene cuando las utilizamos demasiado, ya que tu entrevistador puede inferir que estás nervioso. Esto además, puede restar credibilidad a tu discurso y creará un efecto halo que provocará la distracción del mensaje que tratas de transmitir.

Analiza tu lenguaje en busca de estas muletillas y reconoce en qué momento las utilizas. Cuando las tengas, trata de sustituirlas por pausas en tu speech.

#5. Se breve y conciso

¿Cuál es el titular que define tu trayectoria profesional? Si no puedes responder brevemente a esta pregunta, necesitas mejorar tu discurso sobre el perfil profesional; más aún si te tienes que enfrentar a una speed job dating, en la que tendrás pocos minutos para transmitir tu valía profesional. Cuando acudes a una entrevista es importante que sepas responder lo justo y necesario. No te adueñes de la conversación ni repitas constantemente las mismas ideas. También es importante que respondas solo a lo que te preguntan y que te explayes o ejemplifiques casos cuando te lo pidan.

Como ejercicio para poner en práctica este truco, te propongo preparar un elevator pitch para tu próxima entrevista de trabajo

#6. Practica la escucha activa

En situaciones como una entrevista de trabajo, es normal que surjan nervios o ansiedad. No obstante, debemos aprender a mantenerlos a raya para mantenernos enfocados y de esta forma usar la entrevista como una herramienta para demostrar nuestra valía profesional. Para que todo fluya adecuadamente es crucial que escuches atentamente a la persona que tienes delante y lo que trata de inferir con sus palabras. Si tienes alguna duda sobre lo qué te está preguntando exactamente no tengas miedo de pedir que te especifique a qué se refiere.

¿Qué debes saber antes de firmar tu primer contrato?

Nattakorn_Maneerat || Shutterstock

#7. Cuida la prosodia

Este último truco es algo que solemos pasar bastante por alto pero tiene su importancia. Una prosodia adecuada es la habilidad más común entre los líderes carismáticos.  Y desde luego, es algo que se entrena y se trabaja constantemente en el mundo audiovisual (radio, televisión...). Mantener una melodía adecuada cuando hablamos, así como cuidar el acento, las pausas o el ritmo es muy importante y nos ayudará a enfatizar aquellas partes de nuestro discurso que queremos resaltar para postular como candidatos.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No