La carta de presentación es el complemento perfecto del Curriculum Vitae, ya que nos da la oportunidad de explicar quiénes somos y cuáles son nuestros objetivos profesionales. Aunque no es obligatorio presentar este documento -a no ser, claro está, que sea un requisito imprescindible en el proceso de selección- sí puede ser una muy buena estrategia para diferenciarnos del resto de candidatos. ¿Pero cómo comenzar una carta de presentación? ¿Cómo podemos convencer a los reclutadores de que somos el candidato idóneo? Descúbrelo con nosotros.

triocean || Shutterstock

triocean || Shutterstock

Consejos para empezar una carta de motivación

Para escribir una carta de presentación de manera efectiva, debemos tener muy clara su estructura. Aunque este tipo de carta nos da cierta libertad a la hora de presentarnos como candidatos, existen ciertas reglas que no podemos pasar por alto.

Antes de comenzar una carta de presentación para un trabajo debes plantearte la siguiente pregunta: ¿Tu carta de motivación responde a una oferta de trabajo o estás redactando una carta de autocandidatura? Este detalle es importante, ya que dependiendo del supuesto en el que te encuentres, el inicio de tu carta de motivación será de un tipo u otro:

  • Si la empresa de tus sueños ha publicado una oferta de empleo, tendrás que comenzar tu carta de presentación mencionando el anuncio y explicando las razones que te han llevado a responder. ¿Qué es lo que te atrae del puesto de trabajo? ¿Qué esperas conseguir en caso de ser seleccionado? Redacta el primer párrafo de tu carta de motivación respondiendo estas preguntas.
  • Si la empresa no tiene abierto ningún proceso de selección y presentas tu candidatura de manera espontánea, debes demostrar que conoces la trayectoria y las actividades de la empresa y que por ese mismo motivo te has puesto en contacto con ellos.

Después de empezar a escribir tu carta de candidatura con alguno de estos inicios, procede a presentarte como profesional. Has de hacerlo de manera atractiva, vendiéndote de la mejor forma posible a los reclutadores que lean tu carta. Tu objetivo es demostrarles que deben escogerte a ti y no a otros candidatos.