-- publicidad --

No son pocas las personas que piensan que incluir las expectativas salariales en la carta de presentación que enviamos a una empresa es un error. Su razonamiento se basa en que consideran que puede ser un factor excluyente o un motivo de rechazo por parte de los reclutadores. Además, defienden también que es un elemento que causa distracción respecto al resto de la información que se ofrece en la carta de presentación. Sin embargo, indicar de forma educada y sutil cuáles son tus expectativas salariales puede ayudarte a conseguir tu objetivo: que te contraten. Para ello, te recomendamos seguir los consejos que te contamos a continuación.

Ejemplo de expectativa salarial en la carta de presentación

A. and I. Kruk || Shutterstock

Consejos para incluir tus pretensiones salariales en la carta de presentación

El primer paso para informar a los seleccionadores de la cantidad que esperamos ganar en un puesto de trabajo en cuestión consiste en calcular nuestro valor en el mercado forma objetiva. Dejando la ambición a un lado, analizaremos cuál es nuestra trayectoria profesional en el sector y si contamos con formación especializada o no. A partir de ahí, solo queda seguir estos consejos:

  • Indica la expectativa salarial en forma de intervalo o abanico. No dar una cifra concreta deja la negociación abierta y, por tanto, existen más posibilidades de que la propuesta sea interesante para la empresa. Como ves, aprender a negociar tu salario en la entrevista o en el mismo currículum es importante.
  • Lo ideal es incluir el valor anual bruto. Es más fácil para el reclutador trabajar con estas cifras que con los valores netos o mensuales.
  • No es aconsejable añadir el importe de las pagas extra en la cantidad total anual, así que es mejor que indiques que el importe se corresponde con 12 mensualidades.
  • Si no es tu primer trabajo, lo tienes un poco más fácil. Puedes basarte en el último salario bruto anual que hayas tenido para indicar cuáles son tus expectativas. Tampoco es mala idea indicarlo así en la carta de presentación, dando a entender que lo que cobrabas o lo que cobras actualmente es lo que esperas cobrar en el futuro.
  • Este tipo de información suele colocarse siempre al final de la carta de presentación, para que no sea un dato que distraiga o influya en la valoración que hará el reclutador de tu perfil.
  • En caso de que el puesto de trabajo al que quieras optar sea de media jornada, indica concretamente cuál es tu expectativa anual para ese caso. Una opción es incluir ambas variables: el salario bruto anual para 40 horas semanas y el salario bruto anual para el tipo de contrato del que se trate.


¿En qué consiste la optimización del CV?

Mooshny || Shutterstock

Ejemplos de expectativas salariales en la carta de presentación

Seguro que estos consejos te resultan de gran utilidad a la hora de enviar un currículum con pretensión salarial, pero poder ver ejemplos reales y diferentes formas de incluir las expectativas salariales en la carta de presentación te ayudará todavía más.

Por ejemplo, una opción es indicarlo directamente (recuerda, siempre al final de la carta de presentación): "Mis expectativas salariales anuales se sitúan entre los 20.000 € y los 24.000 €."

Puedes indicarlo directamente, pero dando a entender que es un tema que estás dispuesto a negociar: "Teniendo en cuenta mi formación y experiencia en el sector, considero que un salario bruto anual se situaría entre los 20.000 € y los 24.000 €, aunque estaré encantado de tratar el tema directamente con ustedes en una entrevista personal".

Por último, existe otra fórmula gracias a la cual podrás dejar claro que sí tienes unas determinadas expectativas salariales, pero que prefieres tratar el tema más adelante: "Respecto a mis expectativas salariales, es un tema que me encantaría tratar con ustedes de forma personal, durante una entrevista".

Como ves, son varias las fórmulas para incluir tus expectativas salariales en una carta de presentación, pero los resultados serán los mismos: te estarás valorando como profesional y te evitarás perder el tiempo en negociaciones que no te interesan.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No