-- publicidad --

La carta de presentación tiene tanta importancia como el propio currículum. Es la puerta de entrada a nosotros, nuestro representante. Por ello, debemos prestarle una especial atención, y preocuparnos no sólo por lo que ponemos, sino también por cómo lo ponemos.

A continuación tienes una serie de consejos prácticos para ayudarte:

  • Usa un lenguaje claro y conciso. Siempre es mejor poner frases cortas y sencillas y evitar las frases rebuscadas
  • Redacta párrafos cortos y separados y utiliza verbos de acción
  • Emplea un tono cordial y respetuoso


  • No seas retórico
  • Sé positivo, deja que tu optimismo se entrevea en tus palabras, pero evita usar un tono demasiado efusivo y coloquial
  • Evita dar lástima
  • Describe tus aptitudes, tus habilidades y logros sin pedanterí
  • No repitas lo que ya aparece en el currículum, sino remarca lo que consideres más destacable
  • No tutees a alguien que no conoce
  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No