-- publicidad --

Las recomendaciones y referencias personales, sean del tipo que sean y provengan de donde provengan, solo nos proporcionan ventajas. Se trata de testimonios de personas que han trabajado con nosotros o que han compartido algún tipo de formación, que nos conocen y que destacan ciertos aspectos positivos de nuestro perfil profesional o académico. Existen muchos tipos de recomendaciones. Aunque cada vez adquieren una mayor popularidad las que se realizan en determinadas redes sociales profesionales, como LinkedIn, no dejan de ser muy importantes las cartas de recomendación profesionales. Se trata de documentos firmados por quien los redacta, que normalmente suele ser uno de los superiores que tuvimos en anteriores puestos de trabajo.

La carta de recomendación

Antonio Guillem || Shutterstock

Habitualmente se especifica en este tipo de cartas las funciones que el candidato realizaba en su puesto de trabajo y los motivos por los que se destacaría su labor para la empresa. Asimismo, se incluyen los datos de contacto por si quien lo lea desea confirmar ciertos detalles.

Por otra parte, también es posible contar con cartas de recomendación académicas, normalmente redactadas por los que fueron nuestros profesores o nuestros compañeros, que destacarán ciertos logros o habilidades académicas. Este tipo de recomendación es especialmente útil para las personas que todavía no cuentan con importantes experiencias laborales.

Como ves, las cartas de recomendación te pueden resultar muy útiles a la hora de encontrar un empleo, por lo que a continuación te explicamos cómo y cuándo mencionarlas y cómo incluirlas en tu currículum.

Solicitar certificados en el SEPE

Rido || Shutterstock

¿Cuándo decir que tienes recomendaciones en el currículum?




En primer lugar, lo que hay que tener claro es que no puedes poner las referencias personales en tu currículum; en su lugar, tenemos varias opciones:

  • Incluir, dentro del apartado del puesto de trabajo en cuestión, los datos de contacto de quien emite la recomendación y una frase del tipo 'Petición de referencias' o, simplemente, 'Referencias'. Estaremos animando al reclutador a ponerse en contacto directamente con nuestro antiguo jefe, para que le dé los detalles que necesite. Para hacer esto, claro está, deberás confirmar previamente que esa persona está dispuesta a atender este tipo de llamadas o correos electrónicos.
  • Añadir en el currículum una llamada a la acción que anime a quien lo lea a visitar tu página web o perfil de LinkedIn, en el caso de que sea en estas plataformas donde tienes disponibles las recomendaciones.
  • Si en tu caso cuentas con una carta de recomendación tradicional, cuyo contenido se incluye en un documento firmado por quien lo escribe, incluso en ocasiones con el sello de tu antigua empresa, la mejor opción será que la presentes junto a tu currículum.

Cómo incluir la carta de recomendación en el currículum

Como decíamos, si tienes en tu poder una o varias cartas de recomendación de antiguos jefes, no debes olvidar incluirlas junto al currículum. Muchas personas optan por guardarse ese 'as' en la manga y presentarlo solo si llegan a la fase del proceso de selección en la que tiene lugar la entrevista personal. Sin embargo, esto es un error, pues sería como omitir datos de tu currículum que pueden resultar interesantes e incluso motivar que te llamen para concertar una cita.

Así, no descartes incluir la carta de recomendación junto al currículum cuando lo envíes a una empresa o te presentes a una candidatura. ¿Cómo puedes hacerlo? La forma más sencilla, sin lugar a dudas, es que la envíes junto al currículum, si por ejemplo estás presentando tu perfil a través de correo electrónico.

Si optas por inscribirte a ofertas a través de algún portal de empleo, te recomendamos incluir en tu carta de presentación o extracto un enlace a tu carta de recomendación, que puedes publicar en tu página web o en tu perfil de LinkedIn.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No