-- publicidad --

Un portfolio es una recopilación de trabajos o proyectos que puedes adjuntar en el curriculum para mostrar a los reclutadores evidencias de tu experiencia laboral, ya sean fotografías, vídeos, planos, artículos, ilustraciones o diseños, entre otros. Puedes hacer un portfolio para el curriculum en formato digital, o bien, crear un portfolio impreso en el que selecciones algunos de tus trabajos recientes.

Para crear un portfolio impreso, necesitarás un papel de calidad, con como mínimo 200g/m2 de grosor y en tamaño DIN A4 o 20×20cm, aproximadamente. Asegúrate de que el contenido del portfolio esté organizado y actualizado, y que cada uno de tus trabajos vaya acompañado de un título y una pequeña explicación que incluya, entre otras cosas, la fecha de realización o publicación del proyecto.

Aunque no es necesario que incluyas los trabajos originales en tu portfolio, sí que es aconsejable cuidar la presentación y ser creativo. No te olvides de añadir un breve texto al comienzo del portfolio para explicar qué trabajos incluyes y tus datos de contacto. Te recomendamos que tu portfolio esté encuadernado y que lo guardes en una carpeta u organizador de folios para que puedas transportarlo más fácilmente y que sea más cómodo a la hora de entregarlo junto a tu curriculum en alguna empresa o institución.

Consejos para hacer un portfolio impreso




El portfolio ha de ser un reflejo de tu trayectoria profesional y, por tanto, de ti mismo, de tu creatividad y tu calidad artística. Es importante que cuides cada detalle y presentes únicamente los trabajos que se identifican con tu sector de trabajo. A continuación, te dejamos algunos consejos para hacer un porfolio impreso atractivo y útil profesionalmente:

  • Cuida el diseño. Te aconsejamos que seas creativo y te diviertas haciendo tu portfolio, en especial si cuentas con mucho material. El diseño del portfolio será unos de los aspectos que más valorará el seleccionador y debe ir en consonancia con el contenido del portfolio. Elige una portada que impacte y que invite a la persona que está viendo tu portfolio a adentrarse con interés y entusiasmo en él.
  • Sé selectivo. No es necesario que incluyas todos los proyectos que has realizado hasta el momento. Incluye cinco o seis piezas de cada estilo, en especial aquellas que más se identifiquen con tu forma de trabajar. Con ello, tu portfolio transmitirá al reclutador la sensación de estar ante un diseñador versátil capaz de enfrentarse a cualquier trabajo.
  • Presta atención a la presentación. Es esencial que tu portfolio siga un orden coherente, acorde con la estética de las páginas, y que esté bien impreso y encuadernado, para transmitir sensación de cohesión y limpieza a quien lo visualice.