-- publicidad --

¿Ocupas un puesto de trabajo y tu empresa te quiere bajar el sueldo? Ante las modificaciones sustanciales de las condiciones de trabajo por razones económicas, técnicas u organizativas el trabajador tiene dos opciones, si no se desea aceptar la bajada de sueldo. Presta especial atención:

  • Impugnar la medida pretendida ante los juzgados de lo Social, que deberán emitir un fallo al respecto;
  • Comunicar la extinción de su contrato de trabajo. Tendrá derecho a una indemnización de 20 días por año trabajado, con un máximo de 9 mensualidades. Además, también tendrá derecho a percibir el subsidio de desempleo pertinente.

En cuanto a los pactos particulares entre trabajadores y empresarios para la reducción del salario, dicha bajada sólo podrá hacerse efectiva de forma legal si cuenta con el consentimiento del trabajador. De no ser así, el empleado puede proceder de las dos formas mencionadas anteriormente: o reclamando ante los juzgados de lo Social o comunicando la extinción de su contrato de trabajo, con derecho a indemnización por despido y paro.


En lo que respecta a Expedientes de Regulación de Empleo y descuelgues salariales, sólo podrán realizarse por parte de la empresa previo acuerdo con los representantes de los trabajadores. Si una empresa empieza a bajar el Salario Mínimo Interprofesional de los trabajadores sin ninguno de los procedimientos legales descritos, los trabajadores no sólo tienen el derecho sino que tienen la obligación de reclamar las diferencias salariales entre lo que han recibido y lo que debían recibir, pudiendo romper el contrato laboral que les une a la empresa con una indemnización por despido improcedente.

Para terminar, otra situación irregular que puede afectar a los trabajadores y reducir su sueldo es bajarles de categoría, aunque sigan desempeñando el mismo puesto de trabajo. Esta situación es completamente ilegal e irregular y no se debe permitir. Si un trabajador la sufre, debe saber que el cambio ha de estar justificado y sólo por un tiempo imprescindible. Además, en ningún caso puede acarrear una bajada de sueldo.

Si el empleado sufre una bajada de categoría y una disminución de ingresos, puede impugnar el cambio y demandar la diferencia de salario que se le deba.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No