-- publicidad --

No hay dos entrevista de trabajo iguales. Cada entrevistador tiene su propia forma de conocer a los aspirantes, métodos y estrategias para averiguar la idoneidad de cada uno y escoger al mejor para el puesto. Por eso es tan difícil saber en qué consistirá la entrevista y cómo prepararla.

Sin embargo, desde nuestra web podemos ofrecerte una pequeña guía con las preguntas de la entrevista de trabajo más habituales y que te puede servir de orientación. Responderlas te servirá para conocerte mejor y enfrentarte a la entrevista con mayor seguridad. Recuerda que no es cuestión de memorizar si no de comprender y saber qué responder.

¿Qué me pueden preguntar en la entrevista de trabajo?

Lucky Business || Shutterstock

Preguntas sobre la personalidad en la entrevista de trabajo

El currículum es importante, por supuesto, pero tanto o más lo es nuestra personalidad. Dado que es imposible adivinar el tipo de trabajador que somos a través de un trozo de papel, el reclutador aprovechará la entrevista para conocernos un poco más como personas.

¿Te gusta trabajar con gente o prefieres trabajar solo?

Una de las cosas que más valora un reclutador es el trabajo en equipo, la habilidad de trabajar codo con codo sin desoír las opiniones de los demás. Por eso, siempre es recomendable que hagas hincapié en esta cuestión, pero dejando claro que también puedes organizarte y rendir por tu cuenta.

Me adapto bastante bien a cualquier situación. A lo largo de mi carrera he tenido que trabajar codo con codo con grandes equipos de trabajo, pero también liderar un departamento en el que estaba yo solo/a en la oficina. Sean cuales sean las necesidades de la empresa, estoy capacitado para trabajar por mi cuenta o en compañía.

¿Te consideras un líder o un seguidor?

Esta es una de las preguntas trampa en la entrevista de trabajo, en la que no puedes decantarte de manera tajante por alguna de las dos. Si respondes que te consideras un líder, puede parecer que no sabes acatar las órdenes de un superior; si contestas que te identificas con un subordinado, denota muy poca ambición por tu parte. ¿La solución? Alaba las virtudes de uno y de otro.

Dado que durante los últimos tres años he trabajado como jefe de departamento, diría que la primera opción. Sin embargo, cuando empecé mi andadura lo hice como subordinado, así que también me adapto bastante bien a las peticiones que vienen desde arriba. Según cuáles sean las necesidades de la empresa, me adaptaré a un perfil u otro.

¿Acabas lo que empiezas?

Está claro que el reclutador quiere escuchar que no dejas las tareas a medias, pero tampoco puedes contestar esta pregunta con un simple "Sí; siempre acabo lo que empiezo". Deberás elaborar un poco más tu respuesta; por ejemplo, de la siguiente manera:

Por supuesto. Antes de empezar cualquier proyecto valoro la viabilidad del mismo, sus pros y sus contras. Si veo que es factible y hay posibilidades reales de éxito, me esfuerzo todo lo que puedo hasta que lo consigo; si por el contrario veo que faltan medios y no es realista apostar por ello, prefiero no empezarlo y centrarme en algo más plausible.

Si todos los trabajos tuvieran la misma remuneración y la misma consideración social, ¿qué es lo que realmente te gustaría hacer?

¡Cuidado con esta pregunta! Porque aunque parezca una pregunta muy idealista en la que puedes explayarte hablando sobre tus sueños y metas profesionales, lo cierto es que debes reflexionar concienzudamente para que tu respuesta no se convierta en una auténtica red flag. Obviamente, sería raro que respondieses que estarías haciendo un trabajo completamente diferente al ofertado.

Haría exactamente lo mismo que estoy haciendo ahora. Me considero una persona afortunada, porque desde el mismo momento en que puse el pie en la universidad para estudiar lo que estudié supe que estaba en el camino correcto y que era eso en lo que quería trabajar.

¿Qué expectativas tienes de este trabajo?

Esta pregunta encierra un significado más directo, que podría resumirse con estas otras dos preguntas: ¿Te gusta este puesto de empleo? ¿Crees que vas a poder crecer profesionalmente aquí? Para contestar bien a esta pregunta tendrás que hacer un estudio previo de la empresa para conocer su situación actual y su forma de trabajar.

La verdad es que estoy encantado/a con las funciones que tengo que desempeñar; creo que el puesto me permitirá crecer a nivel profesional y personal. Además, me da la impresión de que sois una empresa que cuida mucho de que haya buen ambiente entre los empleados, así que eso también es un plus.

Photographee.eu || Shutterstock

Preguntas sobre la formación en la entrevista de trabajo

La experiencia laboral es importante, por supuesto, pero gracias a nuestra formación académica somos quienes somos ahora (tanto a nivel profesional como personal). Por eso, que no te extrañe que el reclutador dedique unos minutos para interesarse por tus estudios.

¿Qué cambios habrías introducido en el plan de estudios de tu Facultad o Escuela, si hubieras podido?

Si hablas de posibles cambios, que sean aquellos que estén relacionados con la mejora de la formación, el aumento del número de asignaturas prácticas o la posibilidad de realizar prácticas formativas.

Ofrecer la posibilidad de hacer prácticas profesionales desde primero de carrera. Al final, el único curso en el que podías hacer prácticas obligatorias mediante convenio era el último, y si querías realizarlas en primero o segundo, por ejemplo, apenas tenías opciones.

¿Cuál fue la experiencia más gratificante durante tu vida como estudiante?

Si te toca responder esta pregunta, procura recalcar las experiencias gratificantes que estén intrínsecamente relacionadas con los estudios y el crecimiento profesional; nada sobre las fiestas que solías pegarte con tus compañeros de clase.

Mi beca Erasmus en Dinamarca. Durante el año que pasé en la Universidad de Aarhus no solo desarrollé mis competencias profesionales, pulí mi nivel de inglés y aprendí a defenderme en neerlandés; también crecí como persona, y eso no lo cambio por nada.

¿En qué medida tus calificaciones se deben a tu esfuerzo personal y en qué medida a tu inteligencia?

Es una mezcla de ambas; al menos, yo no puedo entender la una sin la otra. Por muy inteligente que seas, si no te esfuerzas día tras día por ser mejor, difícilmente podrás superarte a ti mismo, difícilmente podrás mejorar.

¿Piensas proseguir o ampliar tus estudios de alguna manera?

La formación continua del trabajador es algo muy valorado por los reclutadores, ya que los profesionales que apuestan por el reciclaje profesional y siempre están dispuestos a aprender, son un activo muy valioso para la compañía.

Por supuesto. Creo que todo el mundo en la medida de sus posibilidades debería seguir formándose. El reciclaje profesional es importantísimo y yo ahora mismo estoy realizando dos cursos distintos de especialización.

¿Cómo vestir en una entrevista de trabajo?

Preguntas sobre trabajos anteriores en la entrevista de trabajo

¿Realizaste algún trabajo de estudiante (clases, trabajos de verano, prácticas en empresa...)?

Esta pregunta no siempre es relevante. Sin embargo, si has sido capaz de compatibilizar estudios con trabajo sí que mostrarás a tu empleador que eres una persona con gran capacidad de trabajo, organizada y que tiene una larga experiencia en el ámbito laboral. Si por cualquier motivo no compaginaste estudios con trabajo, contesta con sinceridad explicando qué motivos tenías para centrarte exclusivamente en tus estudios ¿quizás realizabas otro tipo de actividades extracurriculares que te han permitido completar tu formación? ¿quizás realizabas actividades deportivas?

¿Cómo conseguiste ese trabajo, a través de prácticas?

Esta pregunta es tu oportunidad para demostrar tus habilidades blandas. Es decir, tus habilidades sociales, motivación e iniciativa. La clave está en responder destacando tu interés por mejorar profesionalmente y subrayando qué es lo que la empresa en la que estuviste valoró más positivamente sobre tu currículum.

Siempre he pensado que la mejor manera de crecer profesionalmente es mediante la práctica profesional. Por eso, antes de acabar mis estudios me centré en la búsqueda de prácticas extracurriculares. A través de LinkedIn pude contactar con el departamento de recursos humanos para hacerles llegar mi currículum

¿Qué aprendiste durante tus trabajos anteriores? ¿Qué funciones desempeñabas?

Esta pregunta tiene el objetivo de analizar hasta qué punto tu experiencia laboral previa es útil para el puesto de trabajo al que aspiras. Por ello, es más importante que te centres en contar aquello que te ha permitido crecer profesionalmente y que está directamente relacionado con el puesto de trabajo al que aspiras más que dar detalles de tareas completamente irrelevantes.

Hasta ahora he trabajado como becario/a en departamentos de marketing. He aprendido cómo es el día a día de estos departamentos y he perfeccionado el manejo de programas de diseño ya que me encargaba de la edición de las imágenes.

¿Debías supervisar el trabajo de alguien?

El reclutador pretende averiguar cómo te relacionas con personas a las que tienes que supervisar y qué tipo de responsabilidades te eran asignadas. Es importante que expliques qué tipo de supervisión era y, sobre todo, cómo actuabas cuando tenías que corregir el trabajo de alguien.

Si nunca has tenido que supervisar el trabajo de nadie responde con sinceridad explicado que hasta el momento esta tarea no te ha sido asignada.

Nunca he tenido que supervisar el trabajo de nadie pero estoy muy acostumbrado/a a trabajar en equipo y dar y recibir feedback del resultado y del proceso. Me parece fundamental para mejorar como profesional.

¿Cuál era tu sueldo en tu último puesto de trabajo?

Esta pregunta pretende tantear tanto tus expectativas salariales como el nivel de responsabilidad que asumías (que está relacionado con tu sueldo). Es fundamental que seas sincero y que seas capaz de diferenciar entre el sueldo bruto y neto. Lo más fácil es que respondas cuál es tu sueldo bruto (es decir, lo que indica tu nómina sin las retenciones) ya que esto varía en función de muchas variables.

Si esperas aumentar tu sueldo en tu siguiente puesto de trabajo, quizás este no sea el momento para negociar tu salario en la entrevista de trabajo, así que simplemente responde cuál es tu sueldo bruto.

¿Cuáles son tus expectativas salariales?

Para responder a esta pregunta es importante que conozcas el convenio colectivo que regula el sector y cuáles son los sueldos medios en función a la formación que tienes y la experiencia laboral previa. Siempre es mejor que ofrezcas una horquilla de sueldo y que tengas claro si el mínimo que pides es innegociable o no.

Estoy dispuesto/a a negociar las condiciones laborales y el sueldo que podáis ofrecerme. Teniendo en cuenta la situación del sector, espero que el sueldo bruto se encuentre entre los 1.000 y los 1.200 euros.

¿Cuál de tus trabajos previos te ha gustado más? ¿Cuál te ha gustado menos?

Es importante que, cuando respondas a esta pregunta, justifiques muy bien tu respuesta. No es suficiente con decir “no me gustó mi anterior trabajo porque era aburrido” ya que denota inmadurez. A la hora de responder a esta pregunta es importante que te centres en destacar aquellos puestos de trabajo que te han aportado más y te han permitido crecer profesionalmente.

Recuerda, nunca debes hablar mal ni de anteriores jefes ni empresas por mal que lo hayas pasado. 

En mi anterior empleo he disfrutado mucho ya que me he enfrentado a nuevos retos como la coordinación del departamento de atención al público. El puesto en el que menos he disfrutado ha sido en la primera empresa en la que estuve en el que mis tareas eran algo rutinarias, aunque también esto me ayudó a ser más metódico/a.

¿Cuál es tu proyecto o solución más creativa?

La clave de esta pregunta es saber cómo te enfrentes a imprevistos o problemas en el trabajo y cómo resuelves situaciones complicadas. Muchas veces, las ideas más geniales son las más simples y, una vez resuelto, parece muy obvia la solución. Por ello, es importante que elabores la historia, explicando bien el problema o situación y expliques con detalle cómo implementaste tu propuesta.

¿Cómo te llevabas con tus compañeros, con tus jefes, con tus subordinados?

Por mal que te llevaras con tu antiguo jefe o por graves que fueran los problemas con tus compañeros o subordinados, nunca debes hablar mal de ellos. Si tu relación con alguien era complicada, debes responder centrándote en cómo, a pesar de ciertas diferencias, fuiste capaz de coordinarte y trabajar en equipo reconociendo la valía profesional de tus compañeros y jefes. Si tuviste algún problema grave y fuiste capaz de solucionarlo, es positivo que muestres a tu entrevistador que tienes recursos para solucionar diferencias.

Soy una persona sociable y suelo tener una relación cordial con compañeros y jefes. Creo que la clave está en saber escuchar y reconocer la valía profesional de cada compañero.

¿Cuál ha sido el logro profesional del que te sientes más orgulloso?

Tanto si se trata de un logro profesional que lograste superar como si se trata de una solución creativa, esta respuesta es la oportunidad para hablar de ti mismo con todo tu entusiasmo. Construye tu relato a la manera descripción del problema-solución brillante para poner en contexto la relevancia de tu aportación. Muchas veces, el mayor logro profesional tiene un importante factor humano que puede añadir muchos puntos a tu candidatura. 

¿Cuál fue tu peor error laboral?

Todos cometemos errores, por eso la diferencia entre un trabajador y otro no son los fallos que cometen sino su capacidad de reconocerlos y corregirlos. Lo que el reclutador busca con esta pregunta es determinar hasta qué punto eres capaz de reconocer tus propios errores y qué capacidad de reacción tienes frente a ellos. Es importante que construyas el relato de manera que no estés constantemente culpando a los demás del error que cometiste si no que seas capaz de reconocer cuál fue el fallo, de qué manera se solucionó y qué aprendiste.

Una vez envié un email a una persona por error. Aunque no contenía información confidencial, el destinatario sí que se sintió molesto. Cuando me di cuenta del error, hablé con mi superior para explicarle la situación y proponerle disculparme personalmente. El cliente comprendió que había sido un error humano.

¿Qué es lo que menos te gustaba de tu anterior trabajo?

Aprovecha esta pregunta para mostrar tu visión optimista del entorno laboral y recuerda que nunca debes caer en la crítica destructiva y jamás se debe hablar mal de anteriores empresas, empleadores o compañeros. Céntrate en los aspectos de tu puesto de trabajo que menos estimulantes te resultaban y, sobre todo, justifica tu respuesta para evitar que el reclutador se forme una idea equivocada sobre ti.

Si, por ejemplo, tenían asignada algún tipo de tarea algo rutinaria, siempre puedes explicar que prefieres tareas que supongan un reto pero que, aún así, aprendiste a organizarte y ser más meticuloso.

Describe el mejor jefe que hayas tenido y el peor

Esta es quizás una de las preguntas más peligrosas. Cuando respondas, no olvides que nunca has de criticar a jefes anteriores. Por malo que haya sido tu peor jefe, seguro que tenía cosas buenas así que trata de acompañar cada aspecto negativo con su correspondiente positivo.




Cuando describas al mejor jefe que hayas tenido, trata de resaltar no sólo la relación personal que hayáis podido tener si no también su profesionalidad.

No creo que pueda hablar de un jefe peor y otro mejor. He aprendido mucho gracias a aquellos jefes que han sido muy exigentes conmigo ya que han sabido también agradecerme mi esfuerzo.

¿Cómo describirías un día típico en tu trabajo anterior?

Es importante que, con esta respuesta, muestres que eres una persona organizada y capaz de priorizar tareas. Si tu puesto de trabajo es similar al que aspiras, puedes aprovechar para mostrar que ya conoces las tareas que tendrás que desarrollar.

Si tu trabajo anterior no tiene nada que ver con el puesto al que aspiras, trata de mostrar que eres una persona organizada, con iniciativa y capaz de priorizar.

¿Por qué has estado tanto tiempo sin trabajar?

Los periodos de inactividad largos son una de las cosas que más llaman la atención a los reclutadores. Es importante que los justifiques tanto si ha sido por causas ajenas a ti (cuidado de otras personas o falta de oportunidades) como si han sido una decisión personal (por preparar oposiciones o por un periodo de descanso).

Lo fundamental para explicar los vacíos laborales de tu currículum es ser capaz de explicar qué has hecho para ponerte al día (¿formación? ¿talleres de networking?). Si además, durante ese periodo estuviste formándote aunque fuera de manera autodidacta, puedes aprovechar para resaltarlo.

He estado algún tiempo sin tener la oportunidad de trabajar. No obstante, he aprovechado para formarme de manera autodidacta en el manejo de los programas informáticos y mejorar mi nivel de inglés. Además, me he mantenido al día de las novedades del sector.

¿Por qué has cambiado de trabajo con tanta frecuencia?

Cambiar con frecuencia de trabajo no tiene por qué ser negativo. Es más, puede ser una manera de mostrar que siempre estás en búsqueda de nuevos retos profesionales. Ten en cuenta que lo que le preocupa al reclutador es que puedas abandonar la empresa rápidamente, así que responde explicando los motivos y sobre todo, lo que te ha aportado esta trayectoria y subraya tu interés en consolidarte en una empresa a largo plazo.

A lo largo de estos años me han surgido oportunidades de crecimiento profesional que no he querido rechazar. Creo que la experiencia de haber trabajado en diferentes empresas me da una visión global sobre el sector que me permite ser mejor profesional

¿Por qué has estado tanto tiempo en la misma empresa?

Esta pregunta no necesariamente indica que el entrevistador considere negativo haber permanecido mucho tiempo en la misma empresa. Lo que sí es importante es mostrar que no estabas estancado sino que dentro de esa empresa has crecido profesionalmente o has estado centrado en tu formación.

Me gusta comprometerme con un proyecto profesional y no dejarlo a medias. Además, la empresa me ha permitido seguir creciendo y formándome para estar a la última en las novedades del sector.

¿Por qué quieres cambiar de trabajo?

Si estás actualmente en activo es muy probable que el reclutador quiera saber tu motivación para cambiar de trabajo. Recuerda que debes evitar en todo momento hablar negativamente sobre tu actual empleador. Lo importante es que te centres en las posibilidades de crecimiento o mejora profesional que te ofrece el nuevo puesto y no tanto en los aspectos negativos de tu puesto actual. Así, es mejor que respondas: “creo que esta empresa me ofrece oportunidades de crecimiento profesional en el área de márketing” o “ahora mismo me gustaría asumir mayores responsabilidades”.

Si lo que buscas es mejorar tu sueldo, tienes que asegurarte que la empresa está dispuesta a pagar lo que tú esperas. Si buscas una mejora profesional, deberás explicar porqué crees que en tu actual empresa no puedes crecer profesionalmente por lo que deberías centrar tu respuesta en tu interés personal por la empresa en la que aspiras trabajar.

Después de un tiempo en esta empresa, necesito asumir nuevos retos profesionales y creo que aquí puedo desarrollarme y aportar mi experiencia previa.

¿Estás en otros procesos de selección?

Aunque no has de esconder nada, tampoco deberías dar demasiada información sobre otros procesos de selección en los que estés inmerso. Para reorientar esta pregunta hacia tu terreno puedes responder que te encuentras en búsqueda activa de un empleo pero que no tienes ninguna oferta en firme. Si no te encuentras en otros procesos de selección, puedes destacar que tienes un interés especial en esa empresa y por eso les has enviado a ellos tu currículum. 

Actualmente me encuentro en búsqueda activa de empleo pero no tengo ninguna oferta en firme de otra empresa.

¿Qué idiomas hablas?

Es muy tentador responder “nivel medio de inglés” pero debes saber que si aseguras hablar un idioma a “nivel medio” es probable que te pidan que lo demuestres a través de un examen escrito o de una prueba oral (incluso que la entrevista continúe en un segundo idioma).

¿En qué empresa te gustaría trabajar?

Queda muy mal decir que la empresa que te entrevista es la empresa de tus sueños a no ser que seas capaz de justificarlo. Aunque decir que te encantaría trabajar con la competencia no es una respuesta apropiada. Por ello, lo ideal es que describas las características de una empresa ideal sin centrarte en ninguna en particular. Puede aprovechar para describir los rasgos más positivos de la empresa que te entrevista pero sin citarla directamente.

¿Te han despedido de algún trabajo?

Averiguar la verdad es muy fácil para cualquier reclutador así que, aunque la respuesta sea sí, responde con total sinceridad. Es importante que te prepares la respuesta a esta pregunta subrayando lo que aprendiste de esa situación y explicando las causas que motivaron el despido. Y, sobre todo, por injusto que fuera el despido nunca hables mal de tus empleadores anteriores.

Tras un periodo breve de tiempo en una empresa, los responsables consideraron que mi perfil no se ajustaba exactamente a las necesidades que ellos tenían por lo que prescindieron de mis servicios. Fue un momento duro pero me ha ayudado a no estancarme y a aprender de mis errores.

Ivanko80 || Shutterstock

Preguntas sobre el puesto de trabajo que solicitas

Es importantísimo que demuestres tus conocimientos sobre la empresa a la que postulas y sobre el puesto de trabajo. Te ofrecemos una lista de preguntas más frecuentes.

¿Qué sabes acerca de nuestra empresa?

Esta pregunta valora, entre otros aspectos, tu interés real en la empresa. Esta pregunta no se puede improvisar nunca ya que es fundamental para responder conocer bien el tipo de empresa, no sólo su actividad profesional si no su filosofía de trabajo. Para prepararte esta respuesta, además de leer su página web, deberías hacer una búsqueda en Internet acerca de qué se dice sobre ellos y si tienen apariciones en medios. Si tienen redes sociales, síguelos para mantenerte al día de las novedades y si tienen newsletter, suscríbete y lee las últimas que hayan enviado.

Explícame tu trayectoria profesional

Esta pregunta es de las más comunes y que, aunque parezca fácil, requiere una preparación previa. El reclutador no quiere que le cuentes de manera cronológica dónde has trabajado- esa información ya está en tu currículum. Lo que espera es que destaques los puestos más relevantes que has tenido, porqué han sido importantes y cómo has ido cambiando de un trabajo a otro.

"Al terminar mi carrera, tuve la oportunidad de hacer tres meses de prácticas en una consultora. Gracias a ello pude, más tarde, empezar a trabajar en la un despacho donde crecí profesionalmente gracias a la profesionalidad de mis compañeros. Además, aproveché para cursar un máster de especialización por eso ahora mismo busco nuevos retos profesionales".

¿Qué ambiente de trabajo prefieres?

Si te has preparado bien la respuesta a la pregunta anterior, responder a esta será muy sencillo. Así, si es una empresa en la que los horarios son fijos e inamovibles, no te conviene responder diciendo que prefieres un trabajo en el que cada uno marca su propio horario.

¿Por qué crees que eres el candidato idóneo para el puesto?

Si conoces las características del puesto, debes responder explicando qué habilidades y experiencia previa tienes y que encajan en el puesto. Es importante que secundes cada una de tus características con ejemplos basados en tu experiencia profesional para que no parezca que respondes con soberbia.

"Me considero una persona amable, algo fundamental para cualquier comercial. De hecho, en mi anterior puesto de trabajo tenía entre mis responsabilidades la atención al público y estoy acostumbrado a tratar con mucha gente"

¿Conoces a alguien que trabaje con nosotros?

Si conoces a alguien puedes responder con total sinceridad pero sabiendo que lo más probable es que le pregunten a esa persona sobre ti. Así que si vas a citar a alguien asegúrate de que está bien considerado dentro de la empresa y de que dará buenas referencias sobre ti en caso de que le pregunten. Lo más razonable es hablar previamente con esa persona y, de paso, obtener más información muy valiosa para la entrevista.

Un antiguo compañero de trabajo trabaja con vosotros en el departamento de I+D+i desde hace un par de años.

¿Prefieres un trabajo previsible o un trabajo cambiante?

Para responder a esta pregunta necesitas conocer el puesto para el que te están entrevistando ya que si es un trabajo con unas rutinas muy claras y prefieres un trabajo cambiante, quizás la empresa considere que no eres la persona idónea para el puesto.

¿Estarías dispuesto/a trasladarte a vivir a otra ciudad, a otro país o a viajar con frecuencia?

Si responder con sinceridad es fundamental, en esta pregunta puede que lo sea incluso más ya que tu respuesta te compromete una vez entras a formar parte de ella. Si te preguntan esto es probablemente porque el puesto de trabajo requiere cierta disponibilidad para viajar. Responde con total sinceridad, incluso si por cualquier motivo tu respuesta es no ya que aunque sea requisito imprescindible, más desagradable será la situación en la que tengas que renunciar al puesto una vez dentro de la empresa por no cumplir los requisitos mínimos.

¿Tienes alguna preferencia geográfica?

De la misma manera que en la pregunta anterior, tu respuesta es determinante. Si simplemente tienes preferencias pero estás dispuesto a cambiar de residencia, explícalo para que el reclutador no se quede con la falsa idea de que no estás dispuesto a moverte. Si no puedes mudarte a otra ciudad, déjalo claro desde el primer momento.

¿Qué departamento (márketing, financiero, producción, comercial...) te atrae más?

Esta pregunta es más frecuente cuando la entrevista es por candidatura espontánea o cuando es una empresa con previsión de crecimiento. Sea cual sea tu preferencia, es importante que justifiques porqué crees que encajas en el departamento para el que estás postulándote destacando tu experiencia previa, tu interés personal y tus habilidades personales. Si respondes de manera entusiasta es muy probable que aunque no te seleccionen para el puesto que aspiras, guarden tu currículum para más adelante.

¿Cuáles son tus puntos fuertes y tus puntos débiles?

Esta es una pregunta que sí o sí te harán y que debes preparar. El reclutador pretende ver hasta qué punto conoces las tareas que se te asignarán y, en segundo lugar, tu perfil profesional.

Si quieres ofrecer una respuesta auténtica, trata de apoyar cada una de tus características con ejemplos reales de tus anteriores puestos de trabajo. Por ejemplo, si quieres explicar que eres una persona con mucha iniciativa, es mejor decir “soy una persona con iniciativa, por ejemplo, en la empre

De la misma manera, la pregunta sobre tus puntos débiles no pretende evaluar como de negativo podrías resultar si no qué grado de autoconocimiento tienes ya que este es el primer paso para empezar a mejorar. Por ejemplo, puedes decir: “soy una persona un poco caótica con las tareas, por eso, me hago listas con las tareas más importantes para cada semana y voy tachando cada vez que hago una para centrarme en esa”.

Y recuerda que la pregunta se ha de ceñir exclusivamente a tu puesto de trabajo. Si en tu vida privada eres impuntual pero no llegas tarde a trabajar, no deberías decir que eres impuntual cuando quedas tus amigos ya que parecerá que también lo eres a nivel profesional. Aquí tienes más consejos para responder esta pregunta. 

¿Qué te ves haciendo dentro de cinco, de diez años?

Esta pregunta tiene el objetivo de conocer tus aspiraciones profesionales. Decir “no lo sé” denota poca iniciativa. El reclutador ya sabe qué es difícil predecir cómo evolucionará tu vida profesional, pero de tu respuesta sí puede hacerse una idea acerca de qué buscas en el ámbito laboral. Sin embargo, si tienes aspiraciones demasiado altas o poco realistas, puedes ser descartado porque parezca que rápidamente buscarás otro puesto de trabajo o por ser una persona demasiado fantasiosa. Es importante también que subrayes tu compromiso personal con la empresa y tu motivación para crecer dentro de ella.

En esta pregunta, sin embargo, sí que puedes extenderte más con objetivos más grandes siempre que expliques cómo crees que podrás lograrlos. Esta pregunta también te permitirá mostrar tu compromiso personal con la empresa, si es que crees que puedes crecer dentro de ella a nivel profesional.

Me gustaría seguir creciendo profesionalmente. Espero poder especializarme en comercio internacional y poder liderar proyectos de gran envergadura. Por ello en los próximos años me gustaría realizar algún curso de formación complementaria al mismo tiempo que trabajo y sigo mejorando en esta empresa.

¿Cuáles son tus objetivos a largo plazo? ¿Cómo crees que podrás lograrlos?

En esta pregunta, sin embargo, sí que puedes extenderte más con objetivos más grandes siempre que expliques cómo crees que podrás lograrlos. Esta pregunta también te permitirá mostrar tu compromiso personal con la empresa, si es que crees que puedes crecer dentro de ella a nivel profesional.

¿Cómo te enteraste de la existencia de este puesto?

La clave para este puesto de trabajo es tener en mente que la sinceridad es fundamental. La empresa sabe perfectamente dónde ha publicado la oferta de trabajo y dónde no, así que si no lo recuerdas es mejor que digas que has enviado tu currículum a varias empresas y por eso no recuerdas dónde viste la oferta a que te inventes una plataforma.
Si es una oferta que no ha sido publicada en ningún sitio si no que viene a través de un contacto personal, puedes simplemente decir que has conocido la oferta a través de un contacto personal (especificar que tu madre o tu padre te han informado puede dar imagen de inmadurez). Si ha sido un antiguo compañero de trabajo, es importante resaltarlo ya que muestra que tus antiguos compañeros te valoran lo suficiente como para recomendarte en puestos de trabajo.

¿Cuándo podrías incorporarte?

Si estás trabajando, deber recordar que normalmente es necesario avisar con 15 días de antelación antes de abandonar el puesto de trabajo. Esto es algo que todos los responsables de recursos humanos conocen, por lo que si respondes “inmediatamente” demostrarás bajo compromiso y fidelidad. Si no estás trabajando puedes responder que tienes disponibilidad inmediata.

¿Estás dispuesto a trabajar horas extra?

Si te plantean esta pregunta es porque es un requisito necesario. Si no estás dispuesto, es el momento de ser claro y evitar ser seleccionado para un trabajo al que te verás obligado a renunciar. Si tienes disponibilidad, responde de manera clara.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No