-- publicidad --

Ser llamado para acudir a una segunda entrevista de trabajo es una muy buena noticia para cualquier persona que se encuentre buscando empleo o nuevas oportunidades. Significa que el candidato cumple muchos de los requisitos que la empresa espera que reúna su futuro empleado, pero a la vez indica que existen otras personas en una situación parecida. Por eso, es importante acudir bien preparado a esa segunda entrevista de trabajo. De hecho, lo más probable en esta ocasión es que quien te entreviste sea otra persona. Si la primera entrevista la realizó alguien del departamento de recursos humanos, es muy probable que quien te entreviste la segunda vez sea el jefe del que podría ser tu departamento.

Es también frecuente que la segunda entrevista de trabajo sea más práctica que la primera, que seguramente se basó en preguntas generales sobre tu formación y experiencia. Ahora, es posible que te propongan resolver un caso práctico directamente relacionado con el puesto de trabajo para que puedas demostrar las habilidades de tu currículum.

 

Cómo enfrentarte a una segunda entrevista de trabajo

Rawpixel.com || Shutterstock

Típicas preguntas de la segunda entrevista de trabajo

La segunda entrevista de trabajo es una oportunidad perfecta para matizar algunas de las respuestas que diste a tu entrevistador la primera vez, ya sea porque quedaron incompletas o porque crees que no se pudieron entender bien. Además, también es buen momento para mejorar la imagen que puedan tener de ti, a través de tus nuevas contestaciones.

En este sentido, debes saber que los reclutadores esperan en este fase unas respuestas más concretas y elaboradas, por lo que es más que conveniente que te prepares bien cada una de ellas. Para ello, presta atención a las preguntas más frecuentes en casi todas las segundas entrevistas de trabajo:

¿Cuáles son tus expectativas salariales?

Si has sido preseleccionado, la empresa ya está diseñando una oferta en firme para ti por lo que necesita saber cuáles son tus expectativas. Es siempre mejor que ofrezcas una horquilla de sueldo y, si estás dispuesto a negociar tu salario házselo saber a la empresa. Para hacer una oferta conviene que analices la situación del sector y seas realista con tu formación y experiencia previa.

¿Cuándo podrías incorporarte?

Es importante que tanto tú como la empresa podáis acordar un posible día de comienzo. Si estás actualmente trabajando para otra empresa, revisa las condiciones que marca tu actual contrato sobre los plazos para notificar una baja voluntaria. Por lo general son 15 días por lo que no deberías comprometerte a comenzar antes de 15 días desde que te informen que has sido seleccionado.


¿Te encuentras en otros procesos de selección?

Si en la primera fase de la entrevista podías ser más ambiguo con esta respuesta, en esta segunda fase es importante que seas sincero. Si no estás en otros procesos aprovecha para subrayar tu interés personal en trabajar en la empresa. Si, por el contrario, te encuentras en otro proceso, es fundamental que valores en qué empresa preferirías trabajar. Si tu interés primordial es la que te entrevista y estás seguro de que renunciarás a la otra oferta, puedes decir que aunque te encuentras en otra fase, renunciarías a continuar si te hicieran una oferta en firme.

Otras preguntas que pueden hacerte (si no te las hicieron en la primera fase)

¿Por qué deberíamos contratarte a ti?

Esperan conocer cuáles son tus fortalezas y en qué aspectos consideras que eres mejor. Has de saber cómo responder a la pregunta sobre los puntos fuertes y débiles en la entrevista de trabajo, puesto que los reclutadores esperan toda una declaración de intenciones por tu parte.

¿Por que te gustaría trabajar en esta empresa?

Desean con esta pregunta descubrir qué motivos te llevan a aceptar ese puesto (económicos, de prestigio...). Esta vez has de demostrar que conoces aún más la empresa y que tras la primera entrevista, estás convencido de que es el puesto que buscabas.

¿Qué objetivos o aspiraciones tienes?

También intentarán descubrir qué necesidades de promoción tienes y si eres una persona conformista o esperas mejorar continuamente.

¿Qué podrías aportar a la empresa?

¿No sabes en qué consiste la pregunta sobre qué es lo que puedes aportar a la empresa? Esta pregunta es algo más personal, pues la respuesta debe girar en torno a qué puede aportar tu personalidad a la empresa (ilusión, buen humor, compañerismo, liderazgo...).

Además de la información que obtengan a raíz de tus respuestas a estas preguntas, la empresa también prestará información a tu actitud y a tu comportamiento. Así, es muy probable que, después de la entrevista, te enseñen las instalaciones y te presenten a algunos miembros del equipo, para observar tú interacción con ellos y saber qué opinas de lo que estás viendo.

Por otro lado, no olvides que esta segunda entrevista es ideal también para que tú obtengas datos adicionales acerca del puesto, que aún no te hayan facilitado. No estará mal visto, por ejemplo, que preguntes al final de la reunión por el horario o por las condiciones económicas del trabajo, en caso de no saberlas todavía.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No