- 28/07/2017

Es muy importante que seamos concienzudos al redactar nuestro currículum, incluyendo en él nuestros estudios, toda la experiencia que hayamos acumulado a lo largo de los años, nuestras aptitudes de cara a optar a un nuevo puesto de trabajo y donde se puedan ver reflejados nuestros datos personales y de contacto.

Pero si queremos que aumente la profesionalidad y fiabilidad de ese documento con el que nos presentamos como candidatos a un puesto de trabajo, existe la opción de basarnos en nuestra vida laboral a la hora de redactarlo, ese documento oficial en el que se pueden consultar todos los trabajos que hemos realizado por cuenta propia y ajena, el periodo en que hemos estado cotizando en cada uno de ellos, su correspondiente jornada laboral y quiénes han sido nuestros empleadores en cada caso.

¿Por qué apoyarnos en la vida laboral al realizar el currículum?

El motivo por el que muchas personas deciden redactar su curriculum vitae con la vida laboral delante se debe a que es posible que deban refrescar su memoria para plasmar toda la información de manera fidedigna, especialmente si deben actualizar su currículum después de muchos años. De este modo tienen claro que van a ser precisos en cuanto a los lugares en los que han estado trabajando, la categoría laboral que desempeñaban y el tiempo que pasaron en cada una de estas empresas.




Es un método muy fiable que en realidad todos deberíamos aplicar, ya que en muchas ocasiones se intenta redactar de memoria y el resultado son fechas que no encajan en lugar y tiempo, experiencias solapadas y asistentes de recursos humanos de las empresas que dudan sobre la veracidad del curriculum vitae que hemos entregado, con la pérdida de confianza en nosotros que eso puede suponer. Afortunadamente, existen plantillas de CV descargables que tienen en cuenta todos estos detalles y están diseñadas para que el hilo conductor sea nuestra experiencia profesional.

Pero no solo eso, sino que en la vida laboral consta todo el tiempo que se ha cotizado hasta el momento, un aspecto que es muy interesante por ejemplo para aquellas personas que se encuentran próximas a la jubilación, ya que con esta información contabilizan el tiempo que les resta hasta el día en que puedan dejar de trabajar y cobrar una pensión.

Cómo solicitar la vida laboral

En este punto puede que estés planteándote que necesitas conocer tu vida laboral, saber de una forma concreta el tiempo que has estado cotizando, las empresas en las que has estado y las fechas en que trabajaste en cada una. Para ello existen varias vías, desde la clásica de asistir a la seguridad social, muy efectiva para las personas que no se manejan correctamente con internet, hasta llamando por teléfono y a través de internet.

Si disponemos de un certificado digital o el DNI electrónico podremos descargarla de internet al instante (sin estos documentos nos llegará por correo ordinario a nuestro domicilio en una semana). Lo mismo ocurre si la solicitamos por SMS e incluso, encontrándose en una fase muy inicial, se está empezando a implementar la opción de poder solicitar la vida laboral vía WhatsApp.

Elijamos el modo que elijamos en función del que nos resulte más accesible, podemos tener en la mano nuestra vida laboral en muy poco tiempo, aportando de forma sencilla una mayor fiabilidad y precisión a los datos que reflejemos en nuestro currículum.